Avisar de contenido inadecuado

LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO- Parte 1

{
}

LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO

Otra de las artimañas traídas por la idolatría, Jesús la vivió con los fariseos, conduciendo y cautivando sus mentes hacia la BLASFEMIA contra el Espíritu Santo. Por lo tanto es bueno conocer y entender como espiritualmente muchos han caído en el error de blasfemar, por ignorar y desconocer el poder espiritual que nos puede llevar a cometer BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO, miremos:

“Entonces fue traído a Él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba. Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?

Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?

Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios” (Mt. 12:22-28; Mr. 3:20-30; Lc. 11:14-23).

 En este texto de la Biblia podemos ver que los Fariseos tenían un total desconocimiento de la manifestación del Espíritu Santo y de su poder establecido por la Palabra; ya que ellos atribuían la liberación del endemoniado a Beelzebú, el príncipe de los demonios. Creo que sus mentes estaban un poco contaminadas con la idolatría del paganismo (2Co. 4:4; Jn. 12:37-40; 2Co. 3:14-17), porque se les había olvidado lo declarado por Moisés: “Y todo lo que os he dicho, guardadlo. Y nombre de otros dioses no mentaréis, ni se oirá de vuestra boca” (Ex. 23:13; Sal. 16:4), aún conociendo que estaba escrito No tendrás dioses ajenos delante de Mí” (Ex. 20:3); pero para colmo de males creer que Beelzebú tenía el poder para echar fuera otro demonio, ERA DESCONOCER TODA LA AUTORIDAD ESPIRITUAL DE DIOS POR SU ESPÍRITU SANTO Y SU SOBERANÍA “…Yo soy YHWH, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo YHWH, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo YHWH soy el que hago todo esto” (Is. 45:5-7). Y aún era mucho más increíble no comprender la presencia del Espíritu Santo en esta situación de libertad y sanidad (2Co. 3:17), aún cuando el Padre lo había revelado en la Palabra, mostrando por ella la manifestación y la presencia del Espíritu Santo de varias maneras:

 1-      En la obra de la creación: Envías tu Espíritu, son creados, y [así] renuevas la faz de la tierra” (Sal. 104:30).

Tú solo eres YHWH; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran” (Neh. 9:6). 

2-      Como el sostenedor de todas las cosas, así como también el medio por el cual fueron creadas. Es fácil darse cuenta de que esta vida trágica se tambalea sin este aporte activo del Espíritu de Dios. A Job, un hombre que se cansó de esta vida, le “Inspiró” su presencia en la creación: Si él [Dios]... recogiese así su Espíritu y su aliento, toda carne perecería juntamente, y el hombre volvería al polvo” (Job 34:14,15).

3-      Como el sustentador de su pueblo (iglesia): “El eterno Dios es tu refugio,  y acá abajo los brazos eternos; Él echó de delante de ti al enemigo,  y dijo: Destruye” (Dt. 33:27).

—“Tú eres, oh YHWH, el Dios que escogiste a Abram, y lo sacaste de Ur de los caldeos, y le pusiste el nombre Abraham; y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo.  Y miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo; e hiciste señales y maravillas contra Faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra, porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande, como en este día. 

Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; y a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas. Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir. Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la ley.

Les diste pan del cielo en su hambre, y en su sed les sacaste aguas de la peña; y les dijiste que entrasen a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías. Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos.  No quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia, porque no los abandonaste. 

Además, cuando hicieron para sí becerro de fundición y dijeron: Este es tu Dios que te hizo subir de Egipto; y cometieron grandes abominaciones, tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto. La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni de noche la columna de fuego, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.  Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed. Los sustentaste cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies” (Neh. 9:7-21). 

—“En toda angustia de ellos él fue angustiado, y el ángel de su faz los salvó; en su amor y en su clemencia los redimió, y los trajo, y los levantó todos los días de la antigüedad.  Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su Santo Espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellosPero se acordó de los días antiguos, de Moisés y de su pueblo, diciendo: ¿Dónde está el que les hizo subir del mar con el pastor de su rebaño? ¿dónde el que puso en medio de él su Santo Espíritu, el que los guió por la diestra de Moisés con el brazo de su gloria; el que dividió las aguas delante de ellos, haciéndose así nombre perpetuo, el que los condujo por los abismos, como un caballo por el desierto, sin que tropezaran? 

El Espíritu de YHWH los pastoreó, como a una bestia que desciende al valle; así pastoreaste a tu pueblo, para hacerte nombre glorioso” (Is. 63:9-14). 

El rey David reconoció esta manifestación de la soberanía y el poder del Espíritu Santo en su vida (Sal 139) y aún encontrándose en un estado de depresión grave, le pidió a Dios que continuara sosteniéndolo con este Espíritu Santo, es decir, que preservara su vida: “No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu Santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, y Espíritu noble me sustente” (Sal. 51:11-12); porque David sabía de todo su poder en la creación (Sal. 104:30).

Esto es tan extraordinario y tan claro QUE HA SIDO REVELADO por las Sagradas Escrituras. No se debe considerar como algo tan simple o pequeño como para desconocerlo. Jesús lo demostró y lo explicó, como dice:

Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios... Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama. Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol. ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” (Mt. 12:28-37; Mr. 3:23-30; Lc. 11:20-23).

 Para comprender acerca de la blasfemia contra el Espíritu Santo es bueno saber lo que significa “BLASFEMIA”: Según las Sagradas Escrituras, en un sentido amplio la “BLASFEMIA” incluye = Usurpación y abuso de los privilegios establecidos por Dios; calumnia; vituperio; palabra o acto ofensivo contra Dios, Jesús, su Espíritu, su Palabra, su Iglesia o sus Ministros; profanar sus lugares santos; alterar sus mandamientos y sus ritos; violar concientemente sus leyes, mandamientos y preceptos; tomar su Nombre en vano; y decir o hacer algo inducido por la ignorancia nos puede llevar a blasfemar.

 La Biblia establece varios tipos de blasfemia así:

 —“Quizá oirá YHWH tu Dios todas las palabras del Rabsaces, a quien el rey de los asirios su señor ha enviado para blasfemar al Dios viviente, y para vituperar con palabras, las cuales YHWH tu Dios ha oído…” (2R. 19:4; Is. 37:4).

—“Porque blasfemias dicen ellos contra ti; tus enemigos toman en vano tu nombre” (Sal. 139:20).

—“Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero” (Mt. 12:31-32).

—“…Habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad” (1Ti. 1:13). 

—“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales” (1Ti. 6:3-5).

—“Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás” (Ap. 2:9).

 Todo lo anterior expresado en la Palabra, nos enseña acerca de aquellas acciones que nos llevan a blasfemar:

 Vituperar con palabras en contra de Dios. (2R. 19:4; Is. 37:4)

  1. Tomando el Nombre de Dios en vano. (Sal. 139:20)
  2. Vana palabrería — Decir y no hacer. (Mt. 23:1-7)
  3. Decir y hacer cosas, sin saber que es en contra de Dios y de Su Espíritu — “La ignorancia espiritual” y “La incredulidad”. (Mt. 12:22-37; Mr. 3:20-30; 1Ti. 1:13)
  4. Decir que Satanás puede echar fuera a Satanás es blasfemia. (Mt. 12:22-37; Mr. 3:20-30). —O decir y pensar también, que los brujos son capaz de sacar los males—
  5. Pecados en contra del Templo del Espíritu Santo. (1Co. 3:16-17; 1Co. 6:13-20)
  6. Engañar, mentir o tentar al Espíritu Santo (Hch. 5:1-11; 8:4-24)
  7. No enseñar las sanas Palabras de Jesús, ni la sana doctrina. (1Ti. 6:3-4)
  8. Los que dicen “ser”, Y NO LO SON. (Ap. 2:9; 3:9; Hch. 19:14-15)

10.  La sinagoga de Satanás donde se reúnen los adversarios, vituperadores, murmuradores, blasfemos, contumaces, rebeldes, altivos, impetuosos, orgullosos, sin sujeción y sometimiento, que gustan de aprender las doctrinas de los demonios y conocer las profundidades de Satanás, etc. (Ap. 2:9, 24; 3:9; 1Ti. 4:1-3; 2Ti. 3:1-9; Ro. 13:1-5; 2P. 2:9-22; Jud. 4-19; 1Co. 10:5-11)

 Continua LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO- Parte 2

{
}
{
}

Comentarios LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO- Parte 1

hola me gustaria hacer una pregunta   ¿Si yo dije una groseria a dios es blasfemia?                  y si ¿Blasfemo contra DIOS es perdonado?
muchas grasias (:
jorge jorge 13/03/2010 a las 04:27
esthe pzzzz estava yo0 leyendho0 una frase 
 de una palabra qhe decia qhe dios aborrece el pecado pero ama al pecador y pues lo dije al reves y pzzzzzzzzzzz tambien lo0 he hecho0 en penzamientho0 tengho0 perdo0n o0 no0 o0 un co0nsejho0o0 hehe??
buen trabajo Dios le bendiga
jairo mendez jairo mendez 01/06/2010 a las 01:36
yo dije en navidad a mis 15 años " me cago en la ostia del señor", me lo hizo repetir un amigo.. estoy en problemas verdad?
Sil Sil 26/03/2011 a las 12:25

POR QUE NO EVOLUCIONA LA RAZA HUMANA
POR TRES PECADOS TERRENALES
-Una piedra llamada diamante.
-Un metal llamado oro.
-Un papel llamado dinero.
Las palabras Diamante, Oro, y Dinero = Falsedad, Envidia, Codicia, Egoísmo, Fantasía, Hipocresía, Creencias, Poder y Guerras.
Aquí esta mi conocimiento para vuestra inteligencia
-Nacemos con el cerebro en blanco
-Funciona con las primeras sensaciones de la mano
 
La inteligencia del ser en su mano está
Mano= inteligencia divina, automática, autónoma,
Intuitiva y creativa.
-Con un cuerpo cuidado a la perfección, 
Automáticamente e intuitivamente, etc.
-Cada movimiento de mano es pura
Matemática e inteligencia.
-Con tu pensamiento puedes coger lo que quieras, cuanto quieras, y el tiempo que quieras, pero acuérdate de cerrarla.
Eso es inteligencia.
Cuando no piensas funciona sola.
-Nacemos con manos inteligentes y un cuerpo perfecto, nosotros lo hacemos deteriorar por falta de conocimientos hacia nosotros mismos.
-Humanos adora tus manos, son todos tus sentidos, tu pasado, tu presente y tu destino
Ten presente que:
El humilde es sabio, y en inteligencia es superior al que no es humilde.
Crea la dulzura en ti, y alcanzaras maravillas en el universo.
COMO DESARROLLAR LA MÁXIMA INTELIGENCIA EN EL MÍNIMO TIEMPO
MOTO SCOOTER CONDUCCION INTELIGENTE
Necesario:
-Las tres primeras paradas hacer lo máximo para frenar lo mínimo y suave posible.
-Ya estas en tu moto, tu eres el profesor y tu eres el alumno.
-En la sensibilidad de tu mano esta tú inteligencia.
-Conseguirás tus máximos conocimientos en el mínimo tiempo.
Hace 40 años la mano del hombre invento el vehiculo de su futuro, la primera scooter.
Hoy la tenéis en vuestra mano, y lo mejor vuestra inteligencia.
La Perfección existe, no lo dudéis.
Que la Paz, el Amor y la Caridad, Reine un vuestro destino.
ENFERMEDADES MENTALES
LOS MEDICAMENTOS SUS EFECTOS Y CONSECUENCIAS
Cada pastilla tomada es una orden al cerebro.
PENSAMIENTO INCOHERENTE
Me tomo esta pastilla para no tener mi enfermedad mental.
Consecuencias:
Si dejas el medicamento automáticamente te viene tu enfermedad mental.
Es la orden que tiene tu cerebro.
PENSAMIENTO INTELIGENTE
Me tomo esta pastilla porque me ayuda a relajarme y trabaja mejor mi inteligencia.
Máxima relajación igual a Máxima inteligencia.
Cuando se le rebaja o elimina el medicamento ese cerebro no vuelve a tener esa. Enfermedad mental.
El cerebro funciona con las sensaciones de la mano.
Y la mano con tu pensamiento.
Atentamente
Joaquín 53 años
Joaquin Gorreta Joaquin Gorreta 08/06/2011 a las 07:12

Deja tu comentario LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO- Parte 1

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre