Avisar de contenido inadecuado

Conociendo el don de Lenguas y de Los Diversos Géneros de Lenguas

{
}

Conociendo el don de Lenguas y de Los Diversos Géneros de Lenguas

Encontramos en las Sagradas Escrituras un aspecto fundamental acerca de las lenguas, donde al comienzo de las generaciones de Noé, el profeta Moisés en su libro de Génesis cuenta el suceso más fascinante acerca de las “lenguas” ocurrido en la humanidad de aquellos tiempos; y comienza diciendo:

“Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla.  Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.  Y descendió YHWH para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.  Y dijo YHWH: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañeroAsí los esparció YHWH desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió YHWH el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.  (Gn. 11:1-9)

La confusión de “lenguas”, fue un hecho establecido por Dios angelicalmente. Hoy, la palabra profética acerca de las “lenguas” ha llevado a los creyentes también a la confusión, creando diferencias y posiciones contradictorias, que causan malestar en el cuerpo de Cristo; simplemente por una mala interpretación del estudio de los textos referentes a este tema relacionado con “las lenguas” y con los “Diversos géneros de lenguas”.

Un estudio mas completo nos llevará a entender, comprender y disfrutar estos dones tan particulares y diferentes el uno del otro, pero tan valiosos para el cuerpo de Cristo.

El comienzo de la manifestación de las “lenguas”, establecida en la Iglesia como un don del Espíritu Santo, ocurrió en la festividad judía de Pentecostés, poco después de la ascensión de Cristo al cielo, los apóstoles fueron “llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas (diversos géneros de lenguas)... se juntó la multitud [de nuevo una presentación pública de los dones]; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua [la misma palabra griega que se ha vertido como ‘idiomas’] en la que hemos nacido? Partos, medos,... les oímos hablar en nuestras lenguas... Y estaban todos atónitos” (Hch. 2:4-12).

Aparte del evidente paralelo entre “lenguas” e “idiomas” que se muestra en Hechos 2:4-11, en otras partes del Nuevo Testamento se usa el término “lenguas” inequívocamente con el significado de “idiomas”; la frase “pueblos, naciones, lenguas” se usa cinco veces en Apocalipsis para referirse a toda la gente del planeta tierra (Ap. 7:9; 10:11; 11:9; 13:7; 17:15). La palabra griega para “lenguas” que se le da el sentido de “idiomas” es “DIÁLEKTOS” que significa = (Dialecto, Lengua, Idioma propio y especifico de una comunidad) y tiene relación con la palabra hebrea que se usa para “lenguas” e “idiomas” que es “LASHÓN o LASHONÁ” del Antiguo Testamento que significa = (Lengua como órgano o miembro del cuerpo, hablar = Es el efecto de la voz produciendo los sonidos de un lenguaje—) en el sentido de idiomas (véase Gn. 10:5; Dt. 28:49; Dn. 1:4), pero también tiene referencia con los siguientes textos bíblicos — Is. 28:11; 32:4; 33:19 —.

En 1Corintios capítulos (12, 13 y 14) encontramos todo lo referente a las “lenguas” y a los “diversos géneros de lenguas”, pero para diferenciarlos ser requiere de un análisis contextual de la lista de mandatos referentes a cada concepto y al uso de ambos “dones”.

Para comenzar, en el Nuevo Testamento existen cuatro palabras que en griego traducen “lenguas”. Pero es necesario conocer el significado en su posición contextual en las Sagradas Escrituras para lograr una verdadera interpretación bíblica; miremos:

 

  1. La palabra griega “GLOSSA”, posee tres significados: 1. Lengua como órgano o miembro del cuerpo; 2. Lenguaje —Idioma—; 3. Lengua no adquirida naturalmente (dada por el Espíritu —diferente de la que se aprende naturalmente como es el caso de un idioma). Encontramos validez en estos tres significados según sea el contexto (Mr. 16:17; Hch. 2:3, 4, 6, 11; 10:46; 19:6; 1Co. 12:10, 28, 30; 13:1, 8; 14:2, 4, 5, 6, 9, 13, 14, 18, 19, 22, 23, 27, 39).
  2. La palabra griega “DIÁLEKTOS” que significa = Dialecto, lengua, idioma propio o especifico de una comunidad (Hch. 2:8; 21:40; 22:2; 26:14).
  3. La palabra griega “JETERÓGLOSSOS” que proviene del griego “GLOSSAS” = LENGUAS y del griego “JÉTEROS”= que significa = INCIERTA, DESCONOCIDA, DIFERENTE, EXTRAÑA; unidas ambas palabras griegas significan = Otra lengua o lengua extraña (1Co. 14:21).
  4. La palabra griega “FONE” que significa = Sonidos articulados con sentido y significado, son aquellos sonidos que articulados fonéticamente, adquieren un significado y se les puede llamar Idiomas (1Co. 14:10).

El apóstol Pablo en 1Corintios capitulo (14), versículo (21) hace referencia a la cita del profeta Isaías (28:11) referente a cómo se usarían estos dones para dar testimonio contra los judíos: “En la ley está escrito: En otra lengua y con otros labios hablaré a este pueblo...”. Donde se expresa, que viene un tiempo en que se hablará a los judíos en idiomas (“lenguas”) conocidas y desconocidas. Este capítulo es la recomendación inspirada del apóstol Pablo, al buen uso de los dones de “lenguas” y de “diversos géneros de lenguas, y de “profecía”, dando claridad a su manifestación, para evitar los abusos que con los dones se estaban cometiendo en la iglesia primitiva. Ahora haremos un breve comentario sobre este asunto.

Para todos en lo natural existen lenguajes conocidos para quienes los hablan y para quienes los escuchan, pero también puede ocurrir que quien lo habla no lo conoce y los que escuchan tampoco lo entienden, aún así, no se puede insinuar que no sea un lenguaje o idioma.

Existen lenguajes reconocidos naturalmente como “lenguas” y que son dirigidos para comunicación entre los hombres (1Co. 13:1; 14:10), conocidos como lenguas humanas —Idiomas—; pero también existen lenguas desconocidas angélicas, que no son dirigidas a los hombres sino a Dios, a espíritus o a sus ángeles. (1Co. 13:1; 14:2, 11, 13-16). Con lo anterior podemos distinguir las diferencias en la palabra “lenguas” generalizada como lenguas o idiomas.

Pero, para poder diferenciar ambos conceptos y dar claridad a los dones de “lenguas” y de “diversos géneros de lenguas —Idiomas—”, vamos a contextualizar los textos bíblicos (1Co. 12:7, 8, 10, 28, 30; 13:1, 8; 14:2, 4-40):

1Corintios 12:7: “Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho…”. 

12:8: “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu…”

12:10: “… a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas”. (Hace referencia al don de “Diversos géneros de lenguas” —Idiomas— conocidos humanamente, incluyendo también el don de “lenguas” o Lenguas angélicas  —Desconocidas—)

12:28: Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas”. (Hace referencia a las Lenguas angélicas Desconocidas)

12:30: “¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?” (—Lenguas—)  

—1Corintios 13:1:Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”. (Hace referencia a la existencia de Lenguas humanas —Idiomas y a Lenguas angélicas Desconocidas)

13:8: “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. 

—1Corintios 14:2:Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende,  aunque por el Espíritu habla misterios”. (Hace referencia a las Lenguas angélicas —por el sonido incierto y desconocido que nadie humanamente entiende, pero se dice que por el Espíritu se habla misterios—)

14:4:El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia”. (Hace referencia a las Lenguas angélicas que edifican únicamente al que las habla)

14:5:Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación”. 

14:6: “Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina? 

14:7: “Ciertamente las cosas inanimadas que producen sonidos, como la flauta o la cítara, si no dieren distinción de voces, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o con la cítara?” (Hace referencia a los Idiomas por la distinción de voces —Significados con sentido y valor de las palabras— pero también hace referencia a “las lenguas angélicas” que suenan sin sentido con voces al parecer  inanimadas, pero que al interpretarlas se conoce todo el valor del “misterio”)

14:8: Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla? (Hace referencia a las Lenguas angélicas —por el sonido incierto y desconocido—)

14:9:Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire”. (Hace referencia a las Lenguas angélicas —por las palabras incomprensibles que no son entendidas por quienes las escuchan—)

14:10: “Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado”. (Hace referencia a los Idiomas, ya que siempre sus vocablos poseen significado, tienen sentido y valor todas sus palabras —por esto no requieren de Interpretación sino de TRADUCCIÓN)

14:11:Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí”. (Hace referencia a las Lenguas angélicas —por las palabras incomprensibles que no son entendidas por quienes las escuchan—)

14:13:Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla”. (Hace referencia a las Lenguas angélicas, porque sus  vocablos NO POSEEN SIGNIFICADO, NI TIENEN SENTIDO NI VALOR SUS PALABRAS, POR ESTO  NO PUEDEN SER TRADUCIDAS, SINO INTERPRETADAS)

14:14:Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto”. 

14:15: “¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento”. 

14:16: “Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho”. 

14:17: “Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado”. 

14:18:Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros”. 

14:19:Pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida”. 

14:20: “Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar”. 

14:21: En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor”. (Puede hacer referencia a los Idiomas o a las Lenguas angélicas)

14:22:Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes”. 

14:23:Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?” 

14:24: “Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado”. 

14:25: “Lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros”. 

14:26: “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación”. 

14:27:Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete”. 

14:28:Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios”.

14:29: “Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen”. 

14:30: “Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero”. 

14:31: “Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados”. 

14:32: “Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas”. 

14:33: “Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos” 

14:37:Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor”. 

14:38:Mas el que ignora, ignore”. 

14:39: “Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas”. 

14:40:Pero hágase todo decentemente y con orden”. 

Si alguno afirma que está dotado espiritualmente, entonces debe aceptar que los mandatos precedentes acerca del uso de estos dones son inspirados por Dios. Por lo tanto, cualquiera que hoy en día desobedezca tales mandatos, está admitiendo claramente que juzga conveniente menospreciar las palabras inspiradas por Dios.

¿Que es lengua? Es el sistema de comunicación verbal y casi siempre escrito. Propio de una comunidad humana, compuesto por un vocabulario y gramática propios y característicos de un grupo social, sea un Idioma o Lenguas que nos comunican con otros seres. Es la reunión de tonos y articulaciones (Fonemas) con sentido fónico y con significado propio y valor de las palabras (—Idioma—). Pero también existen lenguas constituidas por vocablos incomprensibles, que por no tener un significado propio, ni sentido, ni valor de las palabras se le reconocen como “lengua de tartamudo” —Is. 28:11; 32:4; 33:19 —(Lenguas angélicas); pero brotan de nuestra voz para comunicarnos en dialogo con Dios, espíritus o ángeles.

Primero quiero definir varios conceptos fundamentales relacionados con las lenguas y que nos darán la suficiente claridad en sus significados:

Idiomas: Son la reunión de vocablos que poseen un significado propio, tienen sentido en su gramática, es comprensible y entendible por los seres humanos y todas sus palabras tienen valor y significado. Son aquellos que pueden traducirse de un idioma a otro.

Traducir: Expresar en un idioma, lo que se ha expresado o escrito en otro idioma. Es el uso correcto de los significados de las palabras traducidas, utilizando todo el sentido fónico y valor gramatical —En la acción de traducir, no se puede ni imaginar, ni suponer, ni interpretar, ya que esto dañaría la esencia de todo el valor gramatical del idioma.

Lenguas angélicas: Son vocablos que brotan de nuestra voz, totalmente incomprensibles por no tener un significado propio, ni sentido, ni valor de las palabras (por esto es imposible traducirlos); pero son dados por el Espíritu Santo para comunicarnos en dialogo con Dios, espíritus o ángeles. Como son lenguas dadas por Dios (para hablar misterios), para poder entender lo que decimos, Dios nos da el don de la “interpretación” que nos ayuda a la edificación de lo que pronuncian dichas “lenguas”.

Interpretar: Explicar o mostrar con toda comprensión y sentido algo que es incomprensible, extraño y sin sentido; de tal manera que los que oyen y ven, lo entiendan y lo comprendan.

Se ha tomado de manera generalizada ambos “dones” como uno solo (el don de “las lenguas” con el don de “diversos géneros de lenguas”); al asumir que el uso de “las lenguas” se había de emplear principalmente para predicar el evangelio a extranjeros (Hch. 2:4-12 Mr. 16:17). Ya que la historia de los Hechos de los apóstoles comenzó declarando con poder el uso del don de “lenguas”.

Los apóstoles, siendo algunos de ellos toscos pescadores, recibieron la gran comisión de ir a todo el mundo, predicando el evangelio (Mr. 16:15-17). Quizá su primera reacción fue: ¡Pero yo no conozco otros idiomas! Para ellos ni siquiera era un asunto de decir: ¡Yo no era bueno para los idiomas en la escuela!, puesto que no tenían instrucción escolar. De todos ellos se dijo que “eran hombres sin letras y del vulgo” (Hch. 4:13), en relación con ese tipo de cosas, la barrera del idioma sería un problema de gran magnitud. Y así fue, cuando se hicieron nuevos conversos, al no poder entenderse entre ellos debido a la diferencia de idiomas, se presentó un gran problema para la mutua confianza que necesitaban tener para su edificación (ya que no tenían el Nuevo Testamento escrito). Para superar esto, el Espíritu Santo concedió el don de hablar en “Diversos géneros de lenguas” (Hch 2:6-12 — Esto es lo que podemos entender como —Idiomas—) para que los extranjeros pudieran entenderlos (En algunas versiones vierte las “lenguas” como “idiomas”).

La pregunta ahora es: ¿Qué de esa “jerigonza” o “lengua de tartamudos” o lo que llaman “lenguas angélicas”?

Obviamente existe una total confusión acerca de estos dones, por el concepto de “lenguas” y de “diversos géneros de lenguas”; ya que muchos cristianos aceptan que “lenguas” solo puede referirse a sus extáticas expresiones de sonidos ininteligibles e incomprensibles, y para otros más ortodoxos la definición bíblica de “lenguas” es “idiomas extranjeros”. Para salir de este nudo ciego, lo estudiaremos con más detenimiento, para reconocer que no es un solo don, sino dos dones diferentes, y ambos muy valiosos para el cuerpo de Cristo.

Haciendo una corta reflexión a lo declarado, encontramos que la primera manifestación del Espíritu Santo en “Pentecostés” dada al pueblo de Israel tuvo como revelación del Espíritu el don de las lenguas (Hch. 2:1-12), porque dice en el v. (4) que: “…fueron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” y el v.6 dice: “Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lenguaAquí es claro definir que las “lenguas” que hablaron eran —Idiomas porque dice que todos les oían hablar en sus propias lenguas.

Luego el Espíritu Santo se manifestó con poder a los gentiles en una visita del apóstol Pedro a Cesarea en casa de un hombre llamado Cornelio (Hch. 10:1-48. vs. 44-46), y dice la escritura v. 46: “…porque los oían que hablaban en lenguas; y magnificaban a Dios” —En este contexto no existe claridad para saber si eran “diversos géneros de lenguas —Idiomas—” o “lenguas angélicas”.

Un tiempo después (Hch. 19:1-7) el apóstol Pablo llendo a Efeso halló a ciertos discípulos y hablando acerca de la manifestación del Espíritu Santo les dijo: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban” —Aquí el trasfondo bíblico nos lleva a pensar, en un normal y cotidiano dialogo de hermanos en Cristo —discípulos— que hablaban el mismo idioma, pero con un desconocimiento total de la promesa del Espíritu Santo y de su manifestación; creo que para el Espíritu Santo manifestar su presencia, no era necesario cambiar el idioma dando “diversos géneros de lenguas”. ¿Entonces que finalidad tenia el don de “las lenguas”,  ya que  ellos “…hablaban en lenguas…”? Intuyo que para reconocer su presencia espiritual se necesitada una demostración de su gloria y poder dando el don de “las lenguas” —lenguas angélicas—, es por esto que el v.6 lo confirma: “Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban, esto es una verdadera demostración del Espíritu Santo (1Co. 14:2-5, 21-22); esto también me hace suponer que el apóstol Pedro en su visita a Cesarea donde Cornelio, también reconoció esta presencia del Espíritu Santo cuando ellos…“hablaban en lenguas y magnificaban a Dios” (Hch. 10:44-46).

Para los que poseemos el don de “lenguas” (aunque no tengamos el don de “diversos géneros de lenguas”, creemos que con nuestra “jerigonza” o “lengua de tartamudos” o lo que llaman “lenguas angélicas”, tenemos una oportunidad especial y valiosa dada por el Espíritu de hablar con Dios, con los ángeles o espíritus; aunque, en ese momento los hombres no nos entiendan, porque por el Espíritu hablamos misterios (1Co. 14:2).

Para enseñar y mostrar lo necesario y fundamental de hablar en estas “lenguas angélicas”, miremos lo que el apóstol Pablo dijo a los romanos (Ro. 8:26): “…Pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos…”; muchas veces oramos y sabemos lo que oramos, pero no tenemos la seguridad de que lo que oramos en nuestras propias lenguas sea lo que NOS CONVIENE, pueden haber muchas cosas que impidan nuestras oraciones (nuestra debilidad), aunque las entendamos. Por eso dice que: “…El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad…”. La pregunta aquí es ¿Cómo nos ayuda?

El apóstol Pablo en el mismo versículo nos da la respuesta diciendo: “…El Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”; lo que significa que la intención del Espíritu es conforme a la voluntad de Dios (Ro. 8:27), usando nuestro cuerpo, nuestra boca y nuestros labios con “gemidos indecibles”, para interceder por nosotros, no como sabemos (en nuestra propia lengua), sino como lo hace el Espíritu con sus “lenguas angélicas”.

Por todo esto, podemos sacar de lo expresado en el libro de los Hechos de los Apóstoles y la primera epístola a los Corintios, una instrucción fundamental que nos guiará a explicar estos dos dones del Espíritu Santo, que son el don de “las lenguas” y el don de “diversos géneros de lenguas”. Para una total claridad, miremos lo siguiente:

 

  1. Se define que existen las lenguas humanas —Idiomas— y lenguas angélicas (1Co. 13:1).
  2. Se explica que el don de “diversos géneros de lenguas” es para la comunicación de la iglesia con personas extranjeras sin necesidad de traductor, porque gracias a este don las personas escuchan, entienden y comprenden todas las palabras en su propio idioma (Hch. 2:4-12).
  3. Se explica que el don de “las lenguas” —angélicas— es para nuestra comunión con Dios, con espíritus o con ángeles, y que gracias a este don podemos hablar por el Espíritu “misterios”, revelaciones, ciencia e intersección; el que habla estas lenguas a si mismo se edifica (Ro. 8:26-27; 1Co.14:2, 4, 6, 14, 15, 26, 39).
  4. Se explica que el don de “las lenguas” — angélicas— requiere del don de “interpretación de las lenguas”, para entender lo dicho o revelado en misterios, para que la iglesia pueda ser edificada (1Co. 14:5, 13, 27, 28).
  5. Se explica que el don de “las lenguas” — angélicas— y el don de “diversos géneros de lenguas”, son señal de haber recibido el Espíritu Santo (Hch. 2:4; 10:44-46; 19:6; 1Co. 14:21-22).
  6. Se procura que el que tenga el don de “las lenguas” o “diversos géneros de lenguas”,  no tenga ningún impedimento para hablarlas (1Co. 14:39).

Pero hoy en día la mayoría de las afirmaciones de posesión de “las lenguas”’ ocurre entre grupos de “creyentes” o (aparentemente) en su experiencia personal e individual, mientras se hallan solos.

Hay una ausencia crónica de ejemplos de que tales personas puedan hablar milagrosamente en el don de “diversos géneros de lenguas” —idiomas— extranjeros a fin de predicar el evangelio. Si realmente poseyeran el don de “diversos géneros de lenguas”, no se requeriría de un traductor.

Esto es exactamente lo que murmuran y critican aquellos que han creído que el don de “lenguas” solo se relaciona con los idiomas. Por esto musulmanes y otros muchos, asimismo creyentes, incrédulos y paganos por igual, se han mofado del curioso comportamiento en todo el mundo de aquellos que afirman tener el don de lenguas. Incluso aún existen cristianos que creen que el don de “las lenguas” solo tiene que ver con los idiomas, y cuando escuchan las lenguas angélicas piensan que los miembros están locos; este fenómeno ocurre cuando muchas personas hablan al mismo tiempo; a esto era lo que el apóstol Pablo se refería y advertía, si hablan todos simultáneamente, se producirá confusión (1Co. 14:23); no obstante, debido a la naturaleza fundamentalmente emocional y espiritual de “hablar en lenguas angélicas” en la actualidad, se debe tener en cuenta el “hablar por turno”, uno después del otro (1Co. 14:27), y otro interprete. He observado que cuando empieza alguien a hablar en estas “lenguas”, inmediatamente otros se sienten impulsados a hacer lo mismo, por esto el mismo apóstol Pablo ordenaba: Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor. Más el que ignora, ignore. Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas; pero hágase todo decentemente y con orden” (1Co. 14:37-40).

Parecería que la iglesia en Corinto tenía algunos que estaban haciendo lo mismo, lo que en la actualidad hacen muchos de los que dicen hablar en “lenguas”, se inducían a sí mismos a un comportamiento en estas “lenguas angélicas” y extáticas, a esa “jerigonza” o “lengua de tartamudos”, como muchos las llaman.

El apóstol Pablo enseñaba la necesidad del uso de las lenguas conjuntamente con el de profecía, de modo que se pudiera expresar un mensaje revelado e inspirado por Dios en un idioma desconocido para el orador (por el don de lenguas). Un ejemplo de semejante uso de los dos dones se puede hallar en Hechos 19:6. Sin la presencia de alguien con el don de interpretación cuando fuera necesario, no había de usarse el don de lenguas para la iglesia, pero si, para edificación propia e individual (1Co. 14:28).

Creo que si en nuestra iglesia local no existen extranjeros y todos hablamos el mismo idioma es necesario que exista una señal de haber recibido el Espíritu Santo como creyentes, y creo que el Espíritu Santo, no, nos entregaría los “diversos géneros de lenguas” para no usarlos, es por esto que se reciben estas “lenguas angélicas” por señal (Mr. 16:17), ya que si usted es creyente las puede recibir.

Antes de concluir quiero dar mi propio testimonio acerca de “las lenguas” y de “los diversos géneros de lenguas”:

Me bautice en el bautismo de arrepentimiento (aguas) en noviembre de 1993. En diciembre de ese mismo año recibí el don del Espíritu Santo, manifestándose en mí el don de “lenguas angélicas”. Siempre tuve temor de hablarlas porque en nuestra congregación solo los pastores las hablaban y creía que esto era solo para las personas más espirituales, y como en la congregación nadie más las hablaba estuve callado por casi 3 años (por que siempre pensé que esto podría ser algo raro, loco o extraño). Pero siempre ocurría en mi espíritu la necesidad de hablarlas. Algún día el Señor me revelo en sueños acerca de una hermana de la iglesia que tenia un cáncer en su cuerpo, y yo ví en este sueño, como en el espíritu de ella había una figura deforme y oscura; la quise reprender en mi idioma y lo único que broto de mis labios fueron estas “lenguas extrañas” o “lenguas angélicas” y extáticas, o como las llaman muchos esa “jerigonza” o “lengua de tartamudos”; lo que más me extrañó fue, que después de pronunciar esas “lenguas”, esta apariencia diabólica en esa mujer desapareció y pude ver a esta mujer en su aspecto normal, y así termino mi sueño… Unos días después me encontré con dicha hermana, y hablando con ella le conté acerca de este sueño y me confió su verdad acerca de un cáncer (que lo traía desde hacia varios meses en un calvario oculto), lo único que le dije era que confiara, porque yo sabia que Dios le había sanado. Meses después fue a su revisión médica y se encontró que este cáncer había desaparecido. Estoy seguro que en ese momento, en mis comienzos de creyente espiritual no se manifestaba en mí “el don de sanidad”, pero si el don de “lenguas angélicas”.

También he podido oír y ver como algunas veces, personas que desconocen otros idiomas han hablado en “diversos géneros de lenguas” gloriosamente para confirmar cosas, en algunos que las escuchan; ya, que el Espíritu Santo esta ministrando, y estas personas aceptan esta señal y creen. Como también he escuchado como otros hablan en “lenguas angélicas” y otros las escuchan en español. He visto y escuchado también a personas endemoniadas hablar en ingles, en árabe y en hebreo y se han reprendido con “lenguas angélicas” y han sido libres.

Hoy tengo 14 años de hablar en estas “lenguas angélicas” y extáticas, o esa “jerigonza” o “lengua de tartamudos” como la definen muchos, y puedo decir con toda certeza que en ellas hay algo tan glorioso, poderoso y misterioso, que verdaderamente edifica la vida del que las posee. Gracias a estas lenguas en mi ministerio he tenido el privilegio de ver como Dios establece sus pensamientos y mandamientos sobre mi vida, y como Dios derriba las murallas y fortalezas que quieren detener mi ministerio en la obra de Dios.

Creo que nuestro pensamiento acerca de estos dones debe ser como lo declara el apóstol Pablo: “…Y procurad los dones espirituales…” (1Co. 14:1-40); “ni quiero que ignoréis acerca de estas manifestaciones del Espíritu…os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo” (1Co. 12:1, 3), por esto hablar en estas “lenguas angélicas” nos da la seguridad de llamar a Jesús Señor (por el Espíritu), no como aquellos a los cuales el Señor Jesús y el profeta Isaías se referían: “Este pueblo de labios me honra (saben llamarle con sus labios, en su idioma, o en otros idiomas); pero su corazón (espíritu) esta lejos de mi” (Is. 29:13-14; Mt. 15:7-9; Mr. 7:6-9), que aferrados a su tradición, a su sabiduría y a sus propios razonamientos, invalidan los mandamientos y las manifestaciones del Espíritu Santo enviadas por Dios para nuestro provecho (1Co. 12:7).

No debemos pensar que esto es una locura, ni debemos temer que los que no entienden o ignoran este don de “lenguas angélicas”, no saben lo que se pierden; porque en su sabiduría no pueden conocer esta “señal de gloria” (1Co. 2:6-16), ya que esta señal me da la seguridad de haber recibido el “poder” del Espíritu Santo (Hch. 1:8; 2:4; 10:44-46; 19:6; 1Co. 14:21-22), dándome el Espíritu Santo la capacidad por estas “lenguas angélicas”, de llamar siempre a Jesús, Señor (1Co. 12:3), y de clamar ¡Abba, Padre! (Ro. 8:15-16). Además de hablar por el Espíritu en su momento nuevas lenguas y misterios (Hch. 2:4; 1Co. 14:2), es allí donde también el Espíritu nos “ayuda” con “sus gemidos indecibles” a interceder, a orar y a pedir como conviene (Ro. 8:26-27), llevándonos a un nivel de oración y alabanza en el Espíritu (Ef. 6:18; 5:19; Col. 3:16-17; Jud. 20, 21).

Cuando oramos o cantamos en estas “lenguas angélicas” estamos declarando “misterios” (1Co. 14:2). Algo escondido, que al momento de hablarlas en esta dimensión espiritual se están revelando estos “misterios”, para que se manifiesten en nuestra dimensión física las respuestas de su “gloria” y su “poder”; dando cumplimiento a lo establecido por Dios en su Reino; sus planes y sus propósitos para nuestras vidas (nuestra edificación—1Co. 14:4, 5, 28). Es por esto, que los que hablan en estas “lenguas”, “…hablan sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta…” (1Co. 2:6-16; ver Is. 28:9-12). Por todo esto, el apóstol Pablo le daba gracias a Dios “…porque hablaba mas lenguas que todos…” (1Co. 14:18), y exhortaba a no impedir el hablar en “lenguas” sea angélicas o sea idiomas (1Co. 14:39).

 

{
}
{
}

Comentarios Conociendo el don de Lenguas y de Los Diversos Géneros de Lenguas

Edificante el tema, sobre todo para tener claridad de las diferentes palabras que significa lenguas en el hebreo y el griego y que nos ayuda a entender el contexto donde está escrito el versículo y poder interpretar correctamente lo que escribio el escritor. En la iglesia se necesita enseñar sobre este tema para poder usar el don de lenguas como dice al Palabra de Dios y no utilizar interpretaciones erradas. Siempre he creido que hay poder en la oración que se hace en el Espíritu (en lenguas angelicales) y si la iglesia tiene conocimiento claro sobre este tema, podremos tener efectividad en la oración, pues la iglesia necesita saber que la oración eficáz del justo puedo.

RICARDO CHAPARRO RICARDO CHAPARRO 09/03/2010 a las 19:54

yo pienso que esto es muy bueno ya que no le hablamos alos hombres  sino a Dios. :-D

gilberto gilberto 19/05/2010 a las 01:56
2Co 12:4 habla de palabras inefables que no le es dado al hombre expresar, no represento a mi iglesia al decir esto, pero se que nuestros cuerpos deben ser transfigurados como los de pedro santiago y juan en el monte de la transfiguración y pienso que esa transformación incluiría nuestra lengua, si consideramos que la lengua de los ángeles son diferentes a los nuestros ellos hablarían con una capacidad que como dice 2 Co 12:4 no le es dado al hombre expresar. Me gustaría conocer su opinión al respecto. éxito eterno

Capítulo 12

Pablo es arrebatado hasta el tercer cielo — El Señor da debilidades a los hombres para que triunfen sobre ellas — Pablo describe las señales de un apóstol.


1Ciertamente no me es conveniente agloriarme; pasaré entonces a las bvisiones y a las crevelaciones del Señor.


2Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el atercer cielo.


3Y conozco a tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe),


4que fue arrebatado al aparaíso, donde oyó palabras binefablesque al hombre no le es dado expresar.

Robert Gerard Govia Robert Gerard Govia 06/01/2011 a las 21:56

Ojlá me respondan a mi correo lo que voy a preguntar, pero antes que nada no soy una persona religiosa, simplemente trato cada día que pasa de hacer lo que Dios ha establecido en la biblia,  gracias a Dios sé que la única forma de llegar a él es por medio de nuestro Sr. Jesucristo quién dió la vida por nosotros, y lo único que tenemos que hacer es creer, amarlo con todo nuestro corazón así como nuestro prójimo, que son los dos grandes mandamientos de nuestro Sr. Jesucristo; si cumplimos estos dos, cumplimos los diez mandamientos, o sea vivir solo para Cristo; pero hasta ahora tengo una duda, claro la biblia dice que si alguien falta de entendimiento y que si la pide Dios dá sabiduría, en fín la respuesta está en la biblia, pero aprovechando pregunto lo siguiente: (no lo hago por molestar es que de verdad tengo duda) ya que hasta ahora no he entendido sobre donde se aprende la lengua que se practica en las iglesias, ya que muchas veces he sentido la prescencia del espíruto santo en mi corazón, y la verdad es hermoso y siento gozoso de hablar a donde quiera que vaya sobre el evangelio de nuestro señor Jesucristo, ya que Jesus y el Apostol Pablo nos dejaron un mandato: Id y Predicad el evangelio (La sana Doctrina ), así mismo en los cuatro evangelios no encuentro por ningún lado que Jesus haya hablado en lenguas como se hace en muchas iglesias crisianas hoy en la actualidad, claro el apostol Pablo habó sobre el don de lenguas y la profecía y que si aún se practicara en la actualidad lo que creo que es que debe ser alguien que ame a Dios de verdad, pero de lo que me doy cuenta es que mucha gente que no es pastor lo practica, lo otro es que creo que no hay que confundir la emoción con la presencia del espiritu santo, bueno ya me exedí un poco pero la verdad es que como dije al principio aprvochano pregunto y comento un poco.

Dios les Bendiga.

Pablo Beb Pablo Beb 28/03/2011 a las 07:32

Todos los Dones Espirituales tienen un fin. El Don de hablar en lenguas angelicas es dado por DIOS como senal de q la persona ha recibido el Bautismo con el Espiritu Santo. De alli en adelante y de acuerdo con la Voluntad del Padre, el creyente debe luchar x alcanzar los Dones q DIOS ha establecido para cada ser humano. Como saber si las "lenguas" son de DIOS y no del diablo ?, "Por sus frutos los conocereis". 
Aquel  q quiera aprender Doctrina Pura esta cordialmente invitado al siguiente  website: www.webiglesia.net 
Quien nos ensena es el Espiritu Santo, quien revela a su Ministerio: en cabeza d la Hna. Maria Luisa, Sierva de DIOS lo q esta escrito en la Sagrada Biblia, llamada Doctrina.
Los Dones Espirituales son para todos los seres humanos al igual q todos tienen la oportunidad, o sea el libre albedrio d escoger, d atender al llamamiento q DIOS nos hace en un momento determinado d nuestras vidas; solo hay q disponer el corazon y Amar a DIOS x sobre todas las cosas con todas las fuerzas d nuestra alma, mente, cuerpo y corazon.

  
  

  
   

YSA YSA 31/08/2012 a las 08:56
Gracias por este maravilloso estudio estaba buscando algo asi desesperadamente, poseo el don de diferentes generos de lenguas y me frustraba no saber con que finalidad lo tengo pero ahora me ha quedado un poco mas claro aunque me gustaria saber mas al respecto, GRACIAS EL SEÑOR JESUS LE SIGA BENDICIENDO GRANDEMENTE ¡
juan carlos castillo blanco juan carlos castillo blanco 24/10/2013 a las 03:40

Deja tu comentario Conociendo el don de Lenguas y de Los Diversos Géneros de Lenguas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre