Avisar de contenido inadecuado

Primicias, diezmos y siembras

{
}

PRIMICIAS, DIEZMOS Y SIEMBRAS

El anhelo material de todo ser humano está motivado por el culmen de la “PROSPERIDAD”. Este es un tema para muchos de profundo interés, y que para alcanzarlo es fundamental y necesario caminar los cuatro escalones que nos llevan a la cumbre del éxito y la prosperidad.

 Israel después de haber sido liberado de la esclavitud, Dios le entregó los medios necesarios para llevarlos a la prosperidad prometida, mas ellos fueron rebeldes y no alcanzaron tal bendición. Dios le enseñó a Moisés los cuatro escalones del éxito y la prosperidad, pero ellos solo fueron impactados por un solo escalón, que  es el escalón de las Ofrendas Consagradas a Dios —Primicias y Diezmos—, un escalón donde nos mostramos como prósperos y bendecidos. Israel se gozó ofreciendo estas ofrendas a Dios, pero descuidó los otros tres escalones.

Por esto Dios en su deseo, de que sus promesas de prosperidad se hicieran efectivas, reafirmó el liderazgo de Josué fundamentándolo con mas fuerza en los otros tres escalones, sin dejar de cumplir el cuarto escalón —el escalón de las Ofrendas Consagradas a Dios— Algo que Josué aprendió con lagrimas y turbación por la maldición de haber desobedecido y robado a Dios (Jos. 6:19; 7:10-12, 18-26). Josué fue victorioso al escalar los cuatro escalones que nos llevan a lograr la prosperidad, que son los siguientes:

 1—La Palabra —Debe estar en nuestra boca, meditarla de día y de noche sin apartarnos de ella ni a diestra ni a siniestra, y guardarla con todo temor en nuestro corazón (Jos. 1:8)

2—La Obediencia —Cuidar y hacer lo que la Palabra de Dios nos manda (Jos. 1:7)

3—El Esfuerzo y La Valentía —En cumplir todo lo que Dios nos ordena en su Palabra (Jos. 1:6, 7, 9)

4—Las Ofrendas Consagradas —Primicias y Diezmos—  Entregarlas como una ofrenda de honra a Dios, es nuestro ofrecimiento sagrado de lo que le pertenece a Dios y no a nosotros (Dt. 26:1-19)

Para hablar de la posición de Dios como Señor y dueño de todo, y hacer referencia en todo aspecto a la relación con su ECONOMÍA. Es bueno establecer nuestra posición como “MAYORDOMOS”.

Nos gusta que nos hablen y nos prediquen acerca de la “PROSPERIDAD”, pero debemos escudriñar con total transparencia lo que la Palabra de Dios nos dice, y tener una posición clara y firme de nuestra obligación para con Dios, nuestra familia y la iglesia en asuntos de “MAYORDOMÍA”, así podremos ser verdaderamente prosperados como Dios quiere.

 Lo primero que debemos entender y tener totalmente claro, es que Dios es el dueño de todo:

“De HaShem es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan”. (Sal. 24:1; 1Co. 10:26)

“Porque mía es toda bestia del bosque, y los millares de animales en los collados. Conozco a todas las aves de los montes, y todo lo que se mueve en los campos me pertenece. Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; porque mío es el mundo y su plenitud”. (Sal. 50:10-12)

“La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo”. (Lv. 25:23)

El Comienzo de la Mayordomía

En el principio Dios puso al hombre como mayordomo del Jardín del Edén:

 “Y HaShem Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado...Tomó, pues, HaShem Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. (Gn. 2:8, 15) 

 Esta posición de Adán, espiritualmente nos representa y enseña la posición actual que todo hijo de Dios debe asumir para con Dios, la tierra y su labor. Todo esto es simplemente el PRINCIPIO DE LA SIEMBRA. Jesús mismo lo expresó espiritualmente con la Parábola del Sembrador (Mt. 13:1-32), enseñando para nuestras vidas los principios fundamentales de la siembra. La Biblia nos dice:

—“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gá. 6:7-8)

—“Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno...Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.” (Gn. 1:11-12, 29)

—“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come…” (Is. 55:10) 

—“Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.” (2Co. 9:10-11)

—“Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.” (2Co. 9:6)  

Lo primero que Dios establece en nuestras vidas, para que llevemos fruto es la “siembra”. La siembra de nuestra simiente, nos produce hijos. La siembra de la semilla en nuestra tierra, nos produce alimento. La siembra de nuestra ofrenda de agradecimiento por los frutos recibidos (de nuestra labor), nos produce la bendición de Dios.

¿Qué es una siembra?

Es la acción de plantar una semilla en una tierra, con la esperanza de que la tierra produzca el fruto de la siembra, y poder recoger nuevamente la semilla y el producido de esta, que es la cosecha multiplicada maravillosamente por Dios. (Is. 55:10; Gn. 26:12)

Cuando se siembra (semilla, simiente de hombre o de animal) y se logra el primer fruto o nuevo fruto, se establece un vinculo de agradecimiento y honra a Dios por el primer fruto, llamado la ofrenda de Primicia. La Primicia es el reconocimiento que hacemos a Dios como Señor y Dueño de la tierra, de los animales y de los hombres, y esta demostración de la “propiedad de Dios” se hace entregándole el primer fruto de lo que le pertenece a Él, y que nos confiere nosotros como nuestro Dador, en agradecimiento por sus Dones. Cumplida esta ofrenda estamos estableciendo con Dios una relación de consagración de nuestros frutos, para lograr la bendición de nuestra siega. Esto nos garantiza mantener una producción firme y estable para nuestras siembras.

Confirmado el bien del primer fruto o la Primicia, es de aquí en adelante donde se establece una relación contractual con Dios como Señor, Dueño y Dador de todo, y nosotros como sus sembradores. Siendo reconocido el “Primer fruto” (La Primicia), podemos tener la certeza de que Dios nos ha conferido el privilegio de ser sus mayordomos y beneficiarios de toda su tierra y su plenitud.

Esta relación contractual conlleva a otro compromiso de la siembra que tiene que ver con la abundancia y la producción constante de la tierra; esto es lo que conocemos como la siega o la cosecha (sea de semilla o de simiente de ganado). Este compromiso es llamado la ofrenda del Diezmo. Y se refiere, a que Dios como Señor, Dueño y Dador de todo, nos exige de todo lo producido de la siembra, la “Décima parte” de la ganancia, que es el Diezmo. Este Diezmo, es una ofrenda de consagración por la bendición que Él mismo ha dado a nuestra semilla o simiente sembrada, para lograr esa gran cosecha.

Existen espiritualmente varios tipos de siembra u ofrenda:

La Siembra (Jn. 4:36-37; 1Co. 9:11; 2Co. 9:6-10; Gá. 6:7-8)

La Primicia (Ex. 23:16, 19; 22:29-30; Nm. 18:12-13, 15-17; Dt. 26:2, 10; Pr. 3:9; 2Cr. 31:5; Neh. 10:35-37; Ez. 44:30; 48:14)

El Diezmo (Lv. 27:30-32; Nm. 18:21-28; Dt. 12:6, 11, 17; 14:22-29; 26:12; 2Cr. 31:5-6; Neh. 10:37-38; Mal. 3:8-10; Mt. 23:23)

Ahora, entremos a hablar con más detenimiento acerca de cada una de estas ofrendas:

La Siembra (espiritualmente): Es toda ofrenda que se siembra como semilla, con el fin de esperar una gran cosecha. La siembra establece en nuestras vidas un compromiso de acción y fe. Un esfuerzo de nuestra labor y trabajo. Y una esperanza de una buena siega, de una gran cosecha.

Existen espiritualmente cinco agentes fundamentales de la siembra:

1—Colaboradores de Dios (Los Sembradores, Los que Cuidan y Riegan, Los que Cosechan) —Mt. 13:3-4; 1Co. 3:5-9; Jn. 4:36-38; Stg. 5:4

2—La Semilla (La Buena Semilla, La Mala Semilla) —Mt. 13:24-27

3—La Tierra (La Buena Tierra, La Mala Tierra) —Gn. 3:17-19; Nm. 35:33-34 (1Jn. 3:14-18); Dt. 11:10-18; 21:22-23; 26:1-3, 13-15; 28:1-5, 8, 11, 15-18, 23; Mal. 4:6; Mt. 13:5-9; Mr. 4:4-9; Lc. 8:5-8, 15; 13:6-7; He. 6:7-8

4—Los Enemigos de la Siembra (Los que siembran mala semilla, Los que se comen la semilla, Los Espinos, La Plaga  y La Cizaña, Las Aves de los cielos <el malo>, Los pedregales, El Sol, La Falta de Raíz <los fundamentos>, La Aflicción, La Persecución, El Afán de este siglo, El Engaño de las riquezas, Los Placeres de la vida, El Sueño, El Viento y las Nubes, y Los que Entierran el Talento) —Mt. 13:4-7, 18-22; 25-30; 25:24-30; Mr. 4:4-7; Lc. 8:5-14; Ec. 11:4; 2Co. 9:10

5—Dios que da el crecimiento (Bendición, lluvia y cuidado): En esta posición de Dios encontramos cinco aspectos fundamentales para lograr una buena siembra:

1— Dios nos da la buena tierra y nos garantiza su bendición. (Dt. 8:7-10; 11:10-15)

2— Dios nos da la Buena Semilla. (Gn. 1:11-12, 29; Is. 55:10; 2Co. 9:10-11)

3— Dios ha dado la orden a la tierra para producir abundantemente. (Gn. 1:11-12; He. 6:7)

4— Dios nos abre su buen tesoro, los cielos. (Lv. 26:4-5; Dt. 11:14; 28:11-12; Mal. 3:10)

5— Dios nos cuida y nos bendice. (Job 1:10; Pr. 10:22; 1Cr. 29:12)

Unido al tipo de siembra, se establece el aspecto contractual entre Dios y el Sembrador; contrato fundamental para recoger una gran cosecha. Esta relación contractual se establece en dos direcciones:

 —Pacto

—Voto

El Pacto en hebreo es “BERÏT” que significa = (Pacto, Alianza, Promesa, Convenio, Contrato). El sentido primordial de esta palabra es “cortar por mitad”, y se refiere a crear o establecer algo, que cortado por la mitad crea una alianza entre las dos partes, con responsabilidades específicas para cada parte. Es una palabra fuerte, determinante y cortante en su acción. Por esto está demostrado por todas las Sagradas Escrituras que el único Fiel y Digno para establecer pactos es Dios, ya que después de hecho el pacto (cortado por mitad) no se puede volver a unir (queriendo decir con esto, que  cada parte contractual se debe responsabilizar por su parte sin quebrantarla), dándole a esta palabra una connotación de perpetuidad y firmeza, que no se puede invalidar como lo ha demostrado Dios, en sus pactos (Gn. 9:9-17; 15:8-18; 17:2-14; Ex. 31:16-17; Nm. 25:11-13; Jue. 2:1; Jer. 33:20-22; Ez. 16:59-60). Por esto cuando se establece un PACTO, es una relación de alianza entre dos partes que se establece para siempre, esto indica que el hombre por su inferioridad no está capacitado para hacer pactos con Dios (Ec. 5:2).

El Pacto que los hombres concertaban para no invalidarse, se establecía con “JURAMENTO” (Gn. 26:28-31) dando uso a dos palabras hebreas que son: 1— “ALÁ” = (Imprecación, Execración,  Juramento, Maldecir, Protestar). 2— “SHABÁ” = (Estar completo — Lo que es, es siete veces lo mismo — Es como algo que no debe cambiar ni variar — Juramento completo, porque es como si se repitiera la declaración siete veces… para que de este pacto, quedara un testimonio firme y seguro entre las partes, que no se pudiera quebrantar). En esta palabra existe una profunda relación con la palabra hebrea “SHIBÁ” = (Numero cardinal siete— como el numero sagrado, completo).

De otra manera existe el Voto, que en hebreo lo expresan dos palabras, una es “NADÁR” que significa = (Promesa, Realización de un voto, Cumplir o Pagar un voto), y  la otra es “NÉDER” que significa = (Algo que se promete, Establecer un voto — aunque esté pendiente por cumplir). El Voto es un compromiso, que incluye en sí una promesa. La condición del Voto la establece la persona que lo realiza. No tiene características contractuales ya que es una decisión individual y propia del votante. El Voto a Dios puede en sí tener la esperanza de recibir de Dios un beneficio como es el caso de Jacob y de Ana (Gn. 28:20-22; 1S. 1:11), donde se involucra a Dios en el asunto, mas no se le obliga. Pero como a Dios le gusta y agrada a las personas que adquieren responsabilidades, Él (Dios) se complace en la persona que hace y cumple Votos.

Repito, el Voto es un compromiso establecido por los hombres. Dios no hace Votos, el hace Pactos; pero Dios se agrada y se complace de las personas que establecen votos y los cumplen, por el contrario Dios destruye la obra del insensato que no cumple sus votos (Ec. 5:4-6).

Existen “Votos Especiales o Dedicados a Dios”, y los encontramos en el Libro de Levítico capitulo 27, donde se ofrece o se dedica a Dios por un hijo, un animal, una casa, una tierra.

Se establecía por el Voto un pago por rescate de la dedicación, dicho valor era establecido por el sacerdote según su estimación conforme al siclo del Santuario que tiene veinte geras (gera= 0.57 grs. de plata; siclo= 11.4 grs. —de plata).

No se puede dedicar u ofrecer por voto, ninguna de las ofrendas consagradas a Dios, como la Primicia y el Diezmo, porque no nos pertenece; es una ofrenda consagrada a Dios, es cosa santísima (Lv. 27:26).

La bendición de un Voto está, en que sí prometemos cosas específicas, recibimos de Dios bendiciones específicas; como es el caso de Ana con Samuel, recibió y cumplió (1S. 1:9-28). David también fue un hombre que ofreció Votos a Dios y cumplió (2S. 7:1-3; Sal. 22:25; 61:5, 8; 66:13; 116:14, 18).

La Primicia: En hebreo maneja tres palabras que establecen el origen y el significado especial de esta ofrenda de Primicia. La primera palabra es “MELEÁ” que significa = (Algo cumplido — Es la demostración de una promesa cumplida — Es el primer fruto que demuestra el cumplimiento de una abundante cosecha); viene de la palabra “MALÉ” que significa = (Ser llenado, Plenitud, Abundancia). Esta es la primera palabra que hace referencia a las Primicias en las Sagradas Escrituras, que nos exige sin demora las Primicias, ya que Dios ha cumplido su promesa de la cosecha (Ex. 22:29-30).

La segunda palabra es “RESHÍT” que significa = (Lo que debe ser primero — Primero en lugar, tiempo, orden, rango — Lo Primero por Preeminencia —Ex. 23:19).

Y la tercera palabra es “BIKKUR” que significa = (Primer fruto, primeros frutos de la cosecha); viene de la palabra “BAKAR” que significa = (Reventar vientre, Abrir matriz, Hacer o brotar el primer fruto —Ex. 34:22).

La Primicia, es la ofrenda “nueva o primera” (Nm. 28:26), ofrenda ofrecida a Dios de los primeros Frutos. Es una ofrenda que pertenece a Dios, por lo tanto no se puede disponer de ella sino bajo los parámetros establecidos por Dios; tampoco se puede dedicar u ofrecer por voto, porque no nos pertenece es una ofrenda consagrada a Dios, es cosa santísima (Lv. 27:26). La Primicia se establece de varias clases:

  1. Las primicias de la Cosecha de tu tierra (Ex. 22:29; 23:19; 34:26; Nm. 18:13; Dt. 18:4; Lv. 23:10-11 —Una gavilla de cada variedad y lo pondrás en un canasto Dt. 26:2).
  2. Las primicias de tus primeras masas o amasijos (Nm. 15:18-21; Lv. 23:17, 20 —dos (2) panes cocidos con levadura).
  3. Las primicias de todo lo mas escogido elaborado o preparado en liquido (Nm. 18:12; Dt. 18:4 —primicia en libación de aceite, de mosto, lo exigido era ¼ de hin —Ex. 29:40; Lv. 23:13).
  4. Las primicias de lana (Dt. 18:4 —es la primicia de lana de la primera trasquilada, excepto la de los primogénitos que no se podían trasquilar —Ex. 15:19).
  5. La primicia de tu trabajo (Ex. 23:16 —la primicia del Fruto de tu labor, tu primer día de salario o ingreso).
  6. La primicia de tus dones (Ez. 20:40; Ro. 8:23).
  7. La primicia de todo primogénito, de tus hijos y de todos tus animales (Ex. 13:2; 13-15; 22:29-30; 34:19-20; 27:25-28; Nm. 3:13; 18:15-17). Se establece así:

—El primogénito de los hijos debe ser redimido (Ex. 34:20; Nm. 18:15). En este punto es bueno aclarar que el servició de Leví en el Tabernáculo se estableció por un cambio de hijo primogénito por levita (Nm. 3:12-13). La orden de Dios era contar los levitas y contar los primogénitos (Nm. 3:14-15, 39, 40-43), como en ese tiempo existió un exceso de primogénitos con relación a los levitas (Nm. 3:44-46), Dios ordenó rescatar o redimir los primogénitos que excedían a los levitas, según la estimación del siclo del Santuario así: “…Tomaras cinco siclos por cabeza; conforme al siclo del Santuario los tomarás. El siclo del santuario tiene veinte geras (gera= 0.57 grs. de plata; siclo= 11.4 grs. —de plata). Y darás a Aarón y a sus hijos el dinero del rescate de los que exceden” (Nm. 3:47-48; 18:16).

—El primogénito de los animales limpios se entregaba al sacerdote quedando en su poder (Nm. 18:11-17), excepto, estos eran sacrificados la vaca, la oveja y la cabra (Nm. 18:17), y el asno que debía ser cambiado por oveja (Ex. 34:19).

—El primogénito de animales inmundos debía ser rescatado (Nm. 18:15) conforme a la estimación del Sacerdote en el Santuario (Lv. 27:12, 25, 27) añadiendo la quinta parte más al precio de la estimación.

Todas las ofrendas de Primicia se deben traer una vez al año, excepto la primicia de todo primogénito que se ofrece después de un mes de  cada nacimiento (Nm. 18:15-16).

La bendición de la Primicia está en que Dios promete llenar nuestros graneros con abundancia y nuestros lagares rebosarán de mosto (Pr. 3:9-10).

El Diezmo: Simplemente significa una décima parte. El diezmo “siempre” le pertenecerá a Dios y no a nosotros. (Lv. 27:30, 32; Nm. 18:24; Dt. 26:13; 2Cr. 31:6; 1Cr. 29:11-14).

El Diezmo, Dios lo ha dado a sus ministros por su labor ministerial (Sean levitas, sacerdotes o ministros—Nm. 18:21, 24, 26; 1Co. 9:7-14).

El Diezmo, es una ofrenda que pertenece a Dios, por lo tanto no se puede disponer de ella sino bajo los parámetros establecidos por Dios; tampoco se puede dedicar u ofrecer por voto, porque no nos pertenece, es una ofrenda consagrada a Dios, es cosa santísima (Lv. 27:26). El diezmo es parte de una siembra porque su inicio se estableció de la cosecha.

La bendición del Diezmo está en que Dios nos abre las ventanas de los cielos y derrama bendición hasta que sobreabunde (Mal. 3:10).

Ampliaremos posteriormente, y con mucha más claridad esta siembra del Diezmo, que es nuestra responsabilidad y obligación con Dios.

EL COMIENZO DE LA “MAYORDOMÍA” Y DE LA “PROSPERIDAD”

Después de esta constitución de Dios establecida para nuestro padre Adán, la esperanza de toda la humanidad era de gran prosperidad y bendición, hasta que fueron engañados los sentidos de Eva (2Co. 11:3; Gn. 3:1-6), cometiendo la primera transgresión de la ley Adánica. ¿Robará el hombre a Dios?... Eva tomo del único árbol en el huerto de Dios, que no le pertenecía ni le correspondía, y mucho más cuando únicamente sobre este árbol existía un decreto de propiedad establecido por su dueño, Dios. Eva, codició y robó lo que era de Dios, y esto conllevó a LA MALDICIÓN DE LA TIERRA (Gn. 3:17)

La Biblia cuenta, que después de este robo y transgresión de la ley, Dios estableció maldición sobre la tierra y le dijo a Adán cuando lo echó del Gan Edén (Jardín del Edén): “Bezeat apeja tojal léjem...” (Con el sudor de tu frente comerás el pan...). No dice: “Con el sudor de tu frente durante medio día...”, no establece Dios un horario por tiempo obligatorio de trabajo, ni para excederse ni para ser vago, flojo o perezoso; solo existe una ley diaria de trabajo para ser remunerado con descanso como lo declaró Moisés:  

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para HaShem tu Elokim; no hagas en él obra alguna,  tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo HaShem los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, HaShem bendijo el día de reposo y lo santificó”. (Ex. 20:8-11)

Lo más interesante es que Dios recuerda primeramente el descanso merecido, antes que los seis días de trabajo obligatorio. Tu sustento diario depende de tu responsabilidad a la acción de trabajo, y no de las horas de trabajo. Muchos pensamos, en todo lo que hay que hacer para ganar el sustento, y nos imponemos cantidad de oficios y responsabilidades para obtener nuestro sustento, sin entender que al fin y al cabo HaShem nos va a sustentar y lo va a dar por igual (Mt. 6:25-34).

Pensemos en aquéllos que se dedican a los estudios y al trabajo con alma y vida, al punto de dedicar “todo” su tiempo y esfuerzos a ello, endiosando su carrera, sin darse cuenta que ésta es sólo un instrumento para ganarse el sustento en forma “natural”; o sea, para sobrevivir, y no para vivir en el trabajo. Esta gente no trabaja para vivir por el sustento, sino que vive para trabajar en sus afanes.

No vive para agradar a Dios, y desgraciadamente el tiempo invertido, y que a veces se constituye en tiempo robado a Dios y a su familia, es tiempo perdido; sin comprender que en esta vida este tiempo es corto para alcanzar a hacer lo que debemos hacer. Es más, la gente que entrega hasta el último minuto de su vida a su trabajo, generalmente pierde su relación familiar, no disfruta de ella (ni de sus amigos), aún cuando sus intenciones sean las mejores: Que a su familia no le falte nada.

Esto no tiene que ver con las horas de trabajo que tú inviertas al día, sino en obedecer al mandamiento de seis días trabajaras para ganarte el sustento. Esto se aplica siempre y cuando la persona gane su sustento para estar en buenas condiciones en su entorno familiar, y para cumplir con alegría los preceptos, dedicando el resto de su tiempo en conocer a Dios, estudiando las Sagradas Escrituras (2Ti. 3:14-17; Jos. 1:7-9). Esto es fundamental y debe ser parte de tu trabajo diario.

Fue así, como Dios instruyó a Israel cuando les enviaba el “maná”, les obligó al trabajo (diario por seis días) para recogerlo; lo mas interesante era que no se invertían muchas horas en este trabajo, sino hasta cuando se recogiera “la porción del día — lo que cada uno pudiera comer” (Ex. 16:4, 14-18), ¿y el resto del tiempo que? Para probar si andarían en su LEY, ya que el “maná” se derretía cuando el sol salía, o se agusanaba si se dejaba algo para el otro día de trabajo (Ex. 16:19-21) —Esto nos enseña, que Dios tiene una bendición diaria y abundante para mí, y si yo pienso acumular de mi bendición de hoy para mañana, se me puede agusanar por desobediencia a su Palabra de bendición para cada día. No se te olvide que cada día trae su propio afán (Mt. 6:25-34)—.

No eran las 24 horas del día para trabajo, era tan solo una madrugada hasta que el sol saliera para recoger su porción diaria, el sustento del día por seis días; mas el sexto día según el mandamiento la porción debía ser doble para poder tener el sustento para el día de descanso, en este día que no se trabajaba y el maná no se agusanaba. Si, Dios instruyó con el maná el tiempo de trabajo para recogerlo, y solo se invertía para este tiempo de trabajo diario, unas pocas horas de la madrugada para un día de trabajo, ¿el resto de tiempo que? Obediencia a su Palabra.

Esto, no nos define un límite de tiempo para trabajar. Pero, si nos obliga la Biblia, a un tiempo determinado hasta que alcancemos nuestro sustento diario. Por esto deberíamos hacer como los grandes sabios de Israel, que a lo largo de la historia, han dedicado el tiempo mínimo de su trabajo para lograr su sustento y el resto de su trabajo para su intimidad con Dios y alegrarse con su familia.

Dice la Guemará que el sustento de la persona es un milagro tan grande como la apertura del Mar Rojo. Esto no quiere decir que hay milagros difíciles para Dios. ¡No!, porque a Él (Bendito Sea), le da lo mismo abrir el Mar Rojo o hacer llover. La grandeza del milagro está en el reconocimiento que nosotros le damos a Él, y el esfuerzo que nosotros aportamos por estar con Él obedeciendo a su Palabra —esto es realmente el fundamento de nuestro trabajo.

Si no fuera porque existe esta maldición en la tierra, lo normal sería, que al igual que los animales, no tuviéramos que trabajar para comer, sino estirar la mano y recoger la comida. Pero, merced a esta maldición (causada por el robo), la persona debe realizar por lo menos, un esfuerzo mínimo de trabajar y confiar ciegamente en que Dios le va a proveer para todas sus necesidades. Este esfuerzo mínimo va de acuerdo al nivel de seguridad y confianza que tengamos cada uno en Dios. Aquí entramos en el tema de seguridad y confianza en Dios, conceptos que crean nuestra total dependencia de Dios, y que al comprenderlos podemos sentir que todo proviene de Dios; además saber que no se trata de ser flojo o perezoso, sino, que cada uno se esfuerce lo suficiente como para estar tranquilo, con ese esfuerzo basta para tener éxito o ganar el sustento y no más, y eso varía según cada persona. (No estamos hablando de alcanzar lujo, sino solamente sustento). El esfuerzo de la persona permite que llegue el sustento por vías aparentemente naturales.

Es bueno recordar que en los años 70 se pronosticaba, que la comida no iba a alcanzar para el futuro después de unas pocas décadas. Hoy, no se habla más de eso, ya que en el mundo hay comida para regalar. En Europa se bota comida, de hecho está mal distribuida en algunos países del tercer mundo; pero la población mundial es mayor hoy que en los “70”, y la comida realmente sobra y se pierde. Se trata solamente de un problema de mala distribución, el egoísmo, el acaparamiento de unos pocos, y el poder que también unos pocos buscan tener.

La Bendición de Dios es tan abundante, que en el mundo se utiliza el mínimo de semillas entre todas las cosechas que Dios nos provee para sembrar la tierra; el mínimo de luminosidad solar para producir energía y vivir; el mínimo de aire para respirar. Se necesita sólo un espermatozoide, de entre varios millones, para formar una vida.

La Biblia cuenta que Dios dijo, que enviaría maná como la lluvia cada día en gran cantidad: “He aquí Yo os haré llover pan del cielo…Os saciareis de pan, y sabréis que Yo Soy HaShem tu Elokim…he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como escarcha sobre la tierra” (Ex. 16:4, 12, 14). De esto declara la tradición oral, que diariamente caía maná para “mil años”, porque “…para Dios un día es como mil años, y mil años como un día” (2P. 3:8; Sal. 90:4), y lo que es “para Dios” lo cumple y lo suple a cabalidad, en totalidad y con fidelidad, porque Dios no miente.

Esta comparación de superabundancia nos hace pensar y reflexionar en lo siguiente:

¿Que era todo ese desierto en toda su extensión y amplitud, repleto de maná para solo “tres millones de israelitas” (3´000.000)? Únicamente, la SUPERABUNDANCIA DE DIOS, sabiendo que solo cada persona recogía su ración diaria y el resto que quedaba por toda la faz del desierto se derretía, y aquellos que dudaban que Dios tendría una nueva bendición para el otro día, guardaban de lo que recogían para el otro día, siempre se descomponía y agusanaba por la desobediencia a su Palabra, EXEPTO EN EL SEXTO DÍA, QUE DIOS ORDENABA GUARDAR PARA EL SEPTIMO DÍA, EL DIA DE DESCANSO.

Dios tiene una provisión de superabundancia diaria para cada día. Esto fue lo que El Mesías (Yeshúa), siempre quiso mostrar de su Padre, su superabundancia (1Co.1:4-5; 2Co. 9:8-11); así que cuando Él oraba por la bendición, Dios derramaba sobreabundantemente (Lc. 5:4-7; Mt. 14:15-21; 15:32-38; Mr. 6:35-44; 8:1-9; Lc. 9:12-17). Con Dios siempre habrá hasta que sobreabunde si lo crees, porque al que cree todo le es posible (Mr. 9:23). Aún, es mucho mas extraño la forma de Dios glorificar su poder. Encontramos en la Biblia el primer milagro realizado por Nuestro Señor Jesús (Yeshúa) en las bodas de Canà (Jn. 2:1-10). Creo por la palabra que el vino ya se había acabado. Y si se había acabado era porque estaban tomando, y no me refiero a Cristo y a sus discípulos, sino a los que les gusta beber y emborracharse. Ahora la pregunta seria ¿si estaban tomando, porque Jesús habría de motivar el vicio y el alcoholismo, dándoles para beber seis tinajas del mejor vino?

Quiero que pienses primero, que Dios nos da el sol, el aire, el agua y la vida a justos e injustos, sin mirar si lo merecemos o no.

¿Por qué el vino? Porque faltaba.

¿Por qué el mejor vino? Porque Dios solo hace lo mejor.

¿Por qué lo hizo, si habían borrachos? Porque Dios hace todo con libertad y para tu libre albedrio, aun si hay pecadores. (Tu bebes si quieres o no bebes si no quieres, esta es tu libertad)

¿Por qué tanto vino? Porque Dios no piensa en lo poco, ni aun en lo necesario, sino en que sobre y abunde, y que no falte.

¿Qué se gana con que haya tanto, si no lo usamos todo? Simplemente con esto HaShem nos enseña: Que tenemos que reconocer que Él domina sobre la naturaleza y el mundo, y nos entrega todo dadivosamente y en abundancia, solo por la obediencia a su Palabra.

Por lo tanto, el sustento de cada persona, es en sí un gran milagro, y no una cosa “natural” que depende del esfuerzo personal.

Todo esto nos enseña que no es la cantidad de tiempo que tú inviertas en tu trabajo (Lc. 12:15-21; Mt. 6:19-21); sino, que dice la Palabra de Dios: “La bendición de HaShem es la que enriquece, y no añade tristeza con ella”. (Pr. 10:22) 

Ahora ten cuidado en esto, que también la Biblia dice: “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. (1Ti. 6:10)

Debemos esforzarnos para obtener el sustento, pero no buscar en demasía el ser prosperados y enriquecidos, porque de este versículo se desprende que la carrera ilimitada por lograrlo es una maldición, no un precepto; a menos que el hombre pueda dirigir y canalizar esto hacia el camino de la Palabra, su bienestar familiar, su estudio y la obediencia a sus preceptos. Cuando reconocemos que el “Shemá” nos obliga a Amar a Dios con todo, aún con nuestro tiempo y con nuestro trabajo. El punto clave del trabajo “es el amor a Dios” y la bendición que se recibe, no la maldición.

Cuando tu entiendes esto, se producen en ti los efectos de la bendición y la abundancia antes descritos, por lo menos debemos tener bien claro que Dios es quien nos destina el sustento al margen de nuestros esfuerzos invertidos por obedecerle a Él, esta es la parte principal de nuestro trabajo.

Continuaremos, con el tema 'El Diezmo'

 

{
}
{
}

Comentarios Primicias, diezmos y siembras

Estimado hermano: Enfatizo primeramente que lo amo en el señor y lo que juzgo es la profecia. Mientras leia no salia de mi asombro, no podia creer lo que estaba leyendo, en 2da de Timoteo 2:15 dice procura con diligencia presentarte a dio aprovado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad, y en este estudio no se tenia en cuenta principios basicos que todo cristiano debe saber, se ignoraba completamente la obra de Jesucristo en la Cruz del Calvario,  imponiendoi a los hijos de Dios con cargas que ni los mismos judios podian cargarlos.  En Efesios 1:9-10 dice que en el cumplimiento del tiempo Dios reunio en Jesucristo todas las cosas, las que estan en los cielos como las que estan en la tierra.  Todo lo que era sombra y figura se cumplio en Jesucristo,  hoy como miembros del Cuerpo de Cristo somos Hijos de Dios, disfrutando del Pacto Perfecto,  nuestra vida es la Vida de Cristo misma, nuestra fidelidad debe ser absoluta, estamos bajo la Ley de Cristo, el es nuestro Esposo, no podemos cometer adulterio espiritual, la leyt de Moises era para un pueblo terrenal, para los judios, si queremos estar sometidos a las dos leyes estamos negando a nuestro señor Jesucristo, estamos pisoteando su sangre derramada. Por favor medite  y Dios quiera que este mensaje sea de bendicion para muchos hermanos y sobre todo para usted mismo. me gustaria recibir su respuesta y tambien darle mas fundamentos  biblicos. Dejo constancia que el principio de dar es absoluto y fundamental en la obra de Dios, pero conforme a CIENCIA, SI HACEMOS PACTOS CON  DIOS SALIMOS DE CRISTO Y ESO ES IMPOSIBLE. ATTE, RAUL VERON

raul alberto veron raul alberto veron 17/03/2010 a las 22:57

ESTOY CONSIENTE DEL DIEZMO, PERO ACASO SE HA BORRADO LA PALABRA QUE DICE " TE SOSTENDRAS CON EL SUDOR DE TU FRENTE", ¿ES PARA TODOS Y NO PARA LOS PASTORES? QUE SE SACIAN DE VIENES A COSTA DE AQUELLOS QUE INTENTAMOS AGRADAR A DIOS Y QUE SEGUN ELLOS USAN EL DIEZMO PARA LA OBRA DEL SEÑOR, PERO NO SABEN DAR EXPLICACIONES DE QUE ES LO QUE SE HACE CON ESE DINERO. ES JUSTO QUE TODAVIA HOY EN DIA EXISTAN PERSONAS PASANDO PRECARIAS NECESIDADES DENTRO DE LA IGLESIA Y QUE AQUEL QUE SE SUPONE ES NUESTRO CUIDADOR Y GUIADOR SE HAGA DE LA VISTA GORDA Y SOLO PIENSE EN ANDAR EN UN VEHICULO TAN CARO QUE GASTA MAS GASOLINA QUE LO QUE PUEDE PAGAR UN EMPRESARIO. QUE COMICO NO. LO QUE PASA ES QUE TIENEN LOS OJOS PUESTOS EN LO MATERIAL Y NO EN LO ESPIRITUAL Y SE OLVIDAN LA RAZON PARA LO QUE HAN SIDO ENCOMENDADOS

JEEM JEEM 22/06/2010 a las 16:28

Cristo nos redimio de la MALDICION de la ley,hecho por nosotros MALDICION[porque esta escrito"Maldito todo el que es colgado en un madero]gal.3.1
MALDITOS sois con MALDICION,porque vosotros la nacion toda me habeis robado.Traed todos los diezmos al alfoli.mal.3,9.

Si nos fijamos la palabra MALDICION,aparece dos veces en cada uno de estos versiculos,entonces no es licito traspasar una maldicion que era para los JUDIOS,alos GENTILES,que ahora somos la IGLESIA DE CRISTO...JESUS,el hijo de Dios,no era levita,por eso no exigia los diezmos a sus seguidores[sabemos que Jesus es Dios]
Ni los apostoles,niPablo,ni la iglesia primitiva,exigieron o practicaron el diezmo.

En conclusion,mal podriamos ensenar,en la actualidad a que alguien de los diezmos,porque en lo estricto de la ley seria ilegal.Si Jesus siendo respetuoso de la ley, no exigio los diezmos,porque no era levita,menos puede alguien en la actualidad exigirlo,YA QUE LO MENOS QUE SE PUEDE HACER ES SEGUIR EL EJEMPLO DEL MAESTRO.






samuel samuel 08/09/2010 a las 19:18

Una consulta la Biblia es nuestra guia desde el Genesis al Apocalipsis? o solo las partes que nos convienen??,  ofrendar, diezmar y entregar nuestras primicias es un acto de adoración a Dios es voluntario, tu siembras solo si quieres sembrar, nadie te obliga solo que si no siembras no tendrás que cosechar.


Bendiciones

Anónimo Anónimo 22/09/2010 a las 07:56

Para mi diezmar es una obediencia porque el senor asi lo habla en la santa escritura y si no obedecemos le robamos a Dios. Y ponemos barreras a nuestras bendiciones porque Dios no se queda con nada.Dios Le Bendiga

Anmirmem Anmirmem 30/10/2010 a las 03:56

Claro esta que Jesus no obligo a nadie a diezmar, pero esta escrito en la bilbia y por eso el dice en su palabra que el que siembra escasamente, tambien segara escasamente, y el que siembra generosamente, generosamente tambien segara, 2 cor 9-6, hermanos la escritura es clara y si quieres ser bendecido siembra en el reina, si los pastores hacen lo que hacen con el dinero, la palabra dice que ellos tambien ya tienen su recompensa, sino hace conforme lo dice la palabra, dios tratara con cada uno, asi que hagamos lo que esta escrito no importando lo que otros piensen, recuerden la palabra no es para entrar en contiendas. bendiciones....

LENIN LENIN 30/10/2010 a las 18:52

hola bendiciones a todo el pueblo cristiano .les invito a todas las personas a no murmurar cuando usted  de su diezmo u primicia no murmure de lo que hara el pastor con ellas .tienen que entender que de los diesmos y ofrendas se mantiene la obra ejemplo uste quiere ver vien iluminada su iglesia hay que pagar la energia .quiere  tomar agua hay que comprar agua acaso el p[astor no come si come tioene que usar los tesoroa del reino. diezme y ofrende y sera porsperado.
y los que murmuraron comtra moises Dios los redujo a cenizas.
no murmure de su pastor ok

Att natanael

natanael natanael 13/01/2011 a las 04:48

cuando los fariseos se acercaron a Jesús le preguntaron a quien debian pagar sus tributos, el les dijo, de quien es la imagen que tiene la moneda, respondiendo ellos del cesar, el les dijo dad al cesar lo que es del cesar y Dad a Dios lo que es de Dios.

Si alguien tiene aun problemas con darle a Dios lo que le corresponde, no ha hecho de Jesús su Señor (dueño absoluto de lo que es y tiene), en el salmo 50 dice Dios que si el tuviera hambre no nos pediria a nosotros porque suya es la tierra y su plenitud,  el mundo y lo que en él habita.  Trabajamos para responder a las capacidades y diseño que Dios pusó en nosotros y diezmamos porque hemos entendido que Dios nos da para dar, para volver a recibir para volver a dar, y asi sucesivamente, nunca se quedará el con nada, antes bien todo lo que le des te será multiplicado, lo que el hombre haga con ello es algo que solo le compete a Dios juzgar.

patricia patricia 31/05/2011 a las 20:53

Muchas bendiciones para mis hermanos en Cristo pues para mi a sido una bendicion de Dios toda esta informacion el k tiene a cristo en su corazon tambien ama al padre y es tremendo por k el iso el cielo y la tierra y todo lo k hay en ella el senor Jesucristo vino a ser la voluntad de su padre y como dise la palaba en Juan 8:47 el k es de Dios la palabra de dios oye ;por esto no la ois vosotros,por k no sois de Dios.

Jessica Jessica 19/10/2011 a las 01:13

Muchas bendiciones para mis hermanos en Cristo pues para mi a sido una bendicion de Dios toda esta informacion el k tiene a cristo en su corazon tambien ama al padre y es tremendo por k el iso el cielo y la tierra y todo lo k hay en ella el senor Jesucristo vino a ser la voluntad de su padre y como dise la palaba en Juan 8:47 el k es de Dios la palabra de dios oye ;por esto no la ois vosotros,por k no sois de Dios.

Jessica Jessica 19/10/2011 a las 01:13

Si gano $16,000 MX pesos menusales brutos (antes de impuestos) de mi trabajo, ¿debo pagar $1,600 psesos de diezmo? o ¿debo pagar $1,316 pesos de los $13,168 pesos que recibo libres de impuestos mensuales?

Por favor ayúdenme, tengo una gran duda, pues en mi iglesia me dicen que son $1,600 de diezmo, sobre lo brutoy otras personas dicen que es sobre lo neto, que son $1,316. 

Muchas gracias. 

Debbie Rodriguez Debbie Rodriguez 05/02/2012 a las 00:37

No importa si es sobre lo neto o sobre lo bruto, es como dispongas en tu corazón. Si quieres dar más del 10% puedes dar más. Y que conste que no soy pastor ni recibo recursos de ninguna Iglesia

JUAN MORALES JUAN MORALES 02/06/2012 a las 05:10

este es un valiosicimo tema , Dios continue bendiciendo a cuyo ser inspiro y motivo a compartirlo...





pablo vladimir pablo vladimir 17/08/2012 a las 01:12

Recordemos la sabia enseñanza del gran Maestro de todos los tiempos, nuestro Señor Jesucristo:  Mateo. 22:21 "....Y les dijo: Dad, pues, a Cesar lo q es de Cesar, y a Dios lo q es de Dios"  Con esta respuesta, el Señor Jesus hace entender la existencia de dos tributos, uno establecido por los hombres y otro establecido por Dios. El diezmo es una ofrenda a Dios. Levitico 27:30,32.....

Es increible cómo el pueblo de Dios mal dirigido por los pastores ladrones de este tiempo, se dejan embaucar en las maldiciones de la ley. Cristo nos redimió de la maldición de la ley. Gálatas 3:13 ... y el que no diezma es un maldito, según Malaquías 3:9 . Pero eso está en el antiguo testamento: Honra a mi Señor! Ahora estamos bajo la Ley de la Fe. Romanos 3:27 ... bajo la ley de Cristo. Gálatas 6:2 ... Bajo la perfecta ley.  Santiago 1:25 ... Bajo la ley de la libertad. Santiago 1:25  y  2:12.  Y como veis, el diezmo no lo contempla la ley de Cristo, contemplando solamente las ¨ofrendas voluntarias¨las cuales se dan llenando varios requisitos que están en I Corintios 16: 1-4 y II Corintios Capítulos 8 y 9; pues el diezmo solo está en la ley de Moisés y ESTA LEY ES IMPERFECTA. Hebreos 7:19  Todo creyente que cree que está bajo maldición por no diezmar no le ha amanecido, pues no estamos bajo la ley sino bajo la gracia. Romanos 6:14. Todo el que condena a otro creyente por no diezmar está atado a la ley de Moisés,  porque el diezmo es una obra de la ley de Moisés, ahora vean quienes son los malditos: Gálatas 3:10 dice: PORQUE TODOS LOS QUE DEPENDEN DE LAS OBRAS DE LA LEY ESTÁN BAJO MALDICIÓN, PUES ESCRITO ESTÁ: MALDITO TODO AQUEL QUE NO PERMANECIERE EN TODAS LAS COSAS ESCRITAS EN EL LIBRO DE LA LEY PARA HACERLAS. ... Termino con ésto: vean al Espíritu Santo y a Pedro quitándonos un yugo tan grande como lo era la ley de Moisés en Hechos 15:24 : POR CUANTO HEMOS OIDO QUE ALGUNOS QUE HAN SALIDO DE NOSOTROS , A LOS CUALES NO DIMOS ORDEN, OS HAN INQUIETADO CON PALABRAS, PERTURBANDO VUESTRAS ALMAS,MANDANDO CIRCUNCIDAROS Y GUARDAR LA LEY.     E AQUÍ LA LIBERACIÓN DE LA LEY:  HECHOS 15:28 Y 29:  Porque ha parecido bien al Espíritu Santo , y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas necesarias: que os abstengais de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien. Ven? Solo 4 mandatos de 613 quedaron obligatorios de la ley de Moisés para la iglesia. Ahora, la ley de Cristo está en el NUEVO TESTAMENTO, vívela y predícala.


Amados en Cristo: todos los que predican el diezmo, para justificarlo, deben ir a la ley de Moisés; pues no hay en el nuevo testamento (el cual es la ley de Cristo) un tan solo versículo para justificarlo, y la ley del diezmo está en Deuteronomio 14:22-29   Números 18:21-32   y  Levítico 27: 30   Pero de la ley hemos sido libres por Cristo cumpliendo dicha ley y clavándola en la cruz.  Bendiciones.

Obed Obed 23/09/2012 a las 05:27
El problema que tienen ciertos "cristianos" es que buscan siempre la interpretación de la palabra de Dios utilizando el intelecto y se mueven por la vista y lo material y así no funcionan las cosas de Dios, por otro lado eluden todo lo concerniente a dar, me los imagino a la hora de poner para una barbacoa en una reunión familiar o de amistades, seguro se le pierde la cartera o se le engatilla la mano en el bolsillo . El caso en cuestión no debería tener discrepancias si se buscase la respuesta según el espíritu de Dios. Opino que los Diezmos, las ofrendas y todas las donaciones que se pueden dar contribuyen a la construcción del reino de Dios en la Tierra; contribuyen, entre otras, para la manutención de los ministros, misioneros que divulgan o predican el evangelio en diferentes lugares, pago de espacios para la transmisión de ondas hertzianas en estaciones de radio, espacios en televisión, alquiler de espacios para predicación en masa tales como estadium, teatros, en fin, sin la ofrenda, los diezmos, se hace más difícil predicarle al mundo o por lo menos se hace cuesta arriba.
Debemos preguntarnos cómo vivía Pablo de Tarcio (quien escribió las epístolas en el nuevo testamento de la biblia), que viajaba tanto, si solo trabajaba para Dios predicando el evangelio ? una vez leyendo la biblia leí que él mencionaba unos gentiles que enviaban unas ofrendas para unos pobres hermanos en Cristo que estaban en Jerusalén y decía que lo veía bien porque si los gentiles habían sido hechos participes de sus bienes espirituales, deben también ellos ministrarles de los materiales...en fin.

No asisto a ninguna iglesia pero créanme estoy ansioso por asistir a una y con mis finanzas, las cuales opino no me pertenecen ya que todo le pertenece a Dios, aportar parte de ellas para que la palabra de Dios sea difundida y conocida por todo ser humano en la Tierra. Y creo en eso que Dios no se queda con nada aun siendo el dueño de todo... Mis disculpas si he ofendido a alguien, no ha sido la intención.
Rafael López Rafael López 17/10/2012 a las 05:04
ES NECESARIO REPETIRLO OTRA VEZ, PUES, ESTO ES: “UNA VOZ DE ALERTA PARA LOS JUDAIZANTES”
Las ovejas no tienen culpa, pues Dios les remunera sus dádivas (El no puede negarse asi mismo)
PERO EL QUE JUDAIZA A LAS OVEJAS QUIENQUIERA QUE SEA LLEVARA LA SENTENCIA (Gálata 5:10)

“PORQUE HA PARECIDO BIEN AL “ESPIRITU SANTO”
Y A NOSOTROS, NO IMPONERLES NINGUNA CARGA” (Hechos 15:28)

COMENTARIO CONTRA LOS JUDAIZANTES
(diezmos, días de reposo, etc).
Abraham diezma al sacerdote Melquisedec; un precedente que concluye en la ley.
Este evento se encuentra en Génesis 14:18-20... Y fue de esta manera: “Entonces Melquisedec, rey de Salen y sacerdote del Dios altisimo, sacó pan y vino; y le bendijo diciendo: bendito sea Abraham del Dios altísimo, creador de los cielos y de la tierra, y bendito sea el Dios altisimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dió Abraham los diezmos de todo”...Este evento entre Abraham y Melquisedec fue un precedente que mas luego concluyó como ley en el monte Sinai para el pueblo de Israel (Levítico 27:30-34) (Numeros 18:21) (Deuteronomio 14:22-29). El patriarca Abraham no fue bendecido por que diezmó, sino por que era el que tenía las promesas (Génesis 14:18) (Hebreos 7:6). Las bendiciones en el caso del diezmo solo aparecen en la ley, para el pueblo Judío y para los hijos de Leví que reciben los diezmos (Deuteronomio 14:29) (Malaquias 3:6,9,10,12) (Levítico 27:34); Nadie del pueblo de Israel, en todo el antiguo pacto y hasta el día de hoy, ha diezmado basándose en el evento de Abraham y Melquisedec. Todas las tribus y colonias de Israel, tanto en el antiguo pacto, como en la dispersacion Judía, diezmaban por la ley, no por el diezmo Abrahámico; Muchas colonias no diezman en espera de que se restablezca el Sacerdocio Levítico y el nuevo Templo...El patriarca Abraham no diezmó de sus riquezas, que tenía en el neguev, a cargo de su mayordomo Eliezer (Génesis 12:5,9,16; 13:1-2; 15:2;) sino del botín recuperado en la derrota del rey Quedorlaomer (Génesis 14:20; Hebreos 7:4)...

En el libro de “Números” es donde aparece por primera vez la ordenanza de que los diezmos de Jehová en (Levítico 27:30-33), sean transferidos por heredad, a los hijos de Leví, por cuanto ellos no tienen heredad entre los hijos de Israel; y que el diezmo de los diezmos sería presentado a Dios como ofrenda mecida, que sería contado como grano de la era y como producto del lagar, (Numeros 18:21-28) (Deuteronomio 14:22,27,29; 26:12.)...

INDISCUTIBLEMENTE EL DIEZMO FUE HECHO LEY
Y es por tal razón, que todas las amonestaciones hechas al pueblo de Israel con relación a los diezmos, nunca fueron basadas en el evento entre Abraham y Melquisedec, sino por la ley...Cuando Dios Jehová amonestó a los hijos de Israel, por medio de Malaquías, no se basó en el diezmo de Abraham con Melquisedec, sino por el diezmo de la ley. Los que dicen que el diezmo no es de la ley, Le hacen mentiroso....Cuando nuestro señor Jesucristo habló de los diezmos, no se basó en el diezmo de Abraham con Melquisedec, sino que también lo enmarcó en la ley (Mateo 23:23); Los que dicen que el diezmo no es de la ley, hacen mentiroso a nuestro Señor Jesucristo ...

DEBE RECONOCERSE ESTA SALVEDAD:
que el evento entre Abraham y Melquisedec es primero que la ley en cuanto al orden de cronología; pero en cuanto al modo de ejecutoria indefectible, es el de la ley; porque el primero carese de registro autoritario, mandatorio u obligatorio, mas el segundo si; El evento de Abraham y Melquisedec, así como la promesa de Jacob, de que le daría el diezmo a Dios de todo lo que él le diere, no derivó en consecuencia de costumbre o tradición alguna, porque ninguno de sus hijos lo guardaron, ni su descendencia, hasta que el Dios del cielo lo hizo ley por medio de Moisés, y solamente para Israel.

HAY UN RECURSO INTENCIONADO PARA SOMETER
a los gentiles a judaizar (en este caso a diezmar), y es que identifican a Melquisedec como teofanía de Cristo (Cristo en otra forma). Teofanía significa: manifestación de la “deidad”. En Jesucristo habita corporalmente toda la plenitud de la “deidad” mas no así en Melquisedec; Abraham no adoró a Melquisedec (Génesis 14:18-20); Los apóstoles adoraron a Jesucristo (Mateo 2:11; 14:33; 29:9) (Lucas 24:52) (Juan 9:38);
Nótece algunas diferencias: Melquisedec no es el verbo de Dios; No derramó sangre por nosotros; No está sentado a la diestra del Padre;
Jesucristo es Dios fuerte y Padre eterno (Isaías 9:6); Jesucristo es igüal a Dios (Filipenses 2:6) porque él es Dios (Juan 20:28) (Isaías 9:6); Melquisedec no es el nombre que es sobre todo nombre; No es el Hijo de Dios; ¿se doblará toda rodilla delante de Melquisedec o de Jesucristo? ¿resucitó Dios a Melquisedec o a Jesucristo?; La biblia dice que en él, y por él, y para él fueron creadas todas las cosas, las visibles e invisibles, y que sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho; también dice: “en el mundo estaba, y el mundo no le conoció, y el mundo por él fue hecho”. ¿Y quien es él ? ¿Melquisedec o Jesucristo?; ¿Es Melquisedec el gran pastor de las ovejas por la sangre del pacto eterno? (Hebreos 13:20); ¿Es Melquisedec el resplandor de la gloria de Dios? ¿ o es la imagen misma de Dios? (Hebreos 1:3); Jesucristo es Dios (Juan 20:28) Melquisedec no es Dios. etc.etc... Algunos tienen la osadía de enseñar que Melquisedec es Jesucristo.

OTRO RECURSO QUE UTILIZAN COMO SUGESTION
para someter a diezmar (judaizar) al redimido por la sangre de Cristo, es la acusación: ¡No debes robarle los diezmos a Dios; Maldito sois con maldición! (Malaquias 3:9); ¡HIPOCRITA! ¿Acaso no nos redimió Cristo de la maldición de la ley? (Gálatas 3:13) ¿Acaso no crucificó Cristo toda maldición en la cruz del calvario? ¿Porqué le dices maldito sois con maldición, si tú no cumples con Malaquías 4:4?... Si tú enseñas a Malaquías y no cumples con Malaquías, el que está bajo maldición eres tú pastor (acuerdate de los Judíos y la ley (Romanos 2:17-24). Si tú lee en Romanos 8:1, donde dice: -Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús- ¿Porqué lo condenas? -Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿Quién eres para que juzgues a otro? (Santiago 4:12).

AMADA OVEJA DE DIOS
hace 2000 años, antes de la destrucción del templo y de la dispersación Judía, hubo un concilio en Jerusalén (Hechos 15:1-32) una reunión estraordinaria, realizada por los apóstoles de Jesucristo, con los ancianos de la Iglesia genuina de Cristo, donde se determinó que los géntiles no tienen que guardar la ley de Moisés ni la circunsición. Los apóstoles, los ancianos y la iglesia, escribieron una carta y la enviaron con Pablo, Bernabé, Silas y Judas (de sobrenombre Barsabás), y por medio de éstas personas llevaron la carta a todas las iglesias de entre los gentiles en Antioquía (Hechos 15:27)....

LA CARTA DICE ASI:
“ Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en antioquía, en Siria y en Cilicia, salud. Por cuanto hemos oido que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley. Nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Asi que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo. “PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPIRITU SANTO, Y A NOSOTROS, NO IMPONEROS NINGUNA CARGA más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien ”..... Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación. (Hechos 15:23-31).

NOTECE QUE DICE: “SE REGOCIJARON POR LA CONSOLACION”
Esto muestra que las primeras iglesias de entre los gentiles, del tiempo de los apóstoles eran libres de la ley; y por ser libres de la ley, no tenían porque diezmarle al sacerdocio levítico que recibía los diezmos; y si no diezmaron al sacerdocio levítico, mucho menos al sacerdocio de Cristo que los redimió de toda maldición... El apóstol Pablo y Sila llevaron esta carta acordada por los apóstoles y los ancianos (Hechos 16:4) a muchas ciudades tales como: Siria, Cilicia, Derbe, Listra, etc. Y así las iglesias fueron confirmadas en la fe (no en la ley) (Hechos 15:41; 16:1-5).

“PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPIRITU SANTO Y A NOSOTROS
NO IMPONEROS NINGUNA CARGA” (Hechos 15:28)

El criterio de someter a Judaizar a los gentiles quedó sepultado para siempre en aquel concilio, por el designio de Dios; Ya que la frase: “Porque ha parecido bien al ESPIRITU SANTO y a nosotros no imponeros ninguna carga” es el sello de Dios y del Hijo, porque el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios (Hechos 5:3-4) y el Espíritu de Jesucristo (Gálatas 4:6) (2 Corintios 3:17) y Jesucristo es el VERBO de DIOS igual al PADRE (Filipenses 2:6; Juan 1:1,14; 20:28; etc). Partiendo de la decisión tomada en este concilio y más aun con la aprobación del Espíritu Santo, toda sujeción que pretenda Judaizár a los gentiles queda totalmente anulada (esto incluye el diezmo y el día de reposo);..Ningun Judío diezmó por el evento de Abraham y Melquisedec, sino por la ley; todos los profetas vivieron el régimen del sacerdocio levítico (la ley) todas las amonestaciones con respecto al diezmo fueron basadas en la ley; Nehemías y Malaquías vivieron el régimen del sacerdocio levítico (la ley); tenían todo el derecho de reclamar los diezmos porque estaban bajo el régimen del sacerdocio levítico (la ley); La amonestación del Padre en la carta de Malaquias (Malaquias 3:7); La amonestación del Hijo a los fariseos (Mateo 23:23); fueron basadas en la ley.

PASTOR DE ESTOS TIEMPOS APOSTATICOS
Tú que usas Malaquías 3:9-10 ¿Guardas tú, Malaquías 4:4?. Tu que usas Nehemías 10:1-39 ¿Guardas tú Nehemías 10:29?. Tú que usas Levítico 27:30 ¿Guardas tú Levítico 19:37; 20:22?. Tú que usas Números 18:21 ¿Guardas tú Números 36:13?. Tú que usas Deuteronomio 14:22 y 26:1-19 ¿Guardas tú Deuteronomio 27:1; 27:8-10; 27:26; 28:1; 32:46-47 ?. Tú que usas 2Crónicas 31:2-21 ¿Guardas tú 2Crónicas 31:3,4 y 21?.

Si tú que enseñas las cosas del sacerdocio Levítico (la ley) y no eres cumplidor de la ley, el que esta bajo maldición eres tú pastor, por estar sometiendo a judaizar a los gentiles, que son redimidos por la sangre de Cristo (Gálatas 2:11-14).

TODO ESTE BREVE RECUENTO ES PARA QUITAR LA OSADIA
a un grupo de habladores contumaces (engañadores), que se hacen llamar reverendos, y que han tenido el atrevimiento descarado, de decir y asegurar que el que no diezma, posiblemente tenga en juego la salvación de su alma... ¡Que deprimente! Y saber que están en altas posiciones, perteneciendo o dirigiendo seminarios, concilios, asociaciones pastorales, instituciones, y haciendose llamar ministros de la palabra de Dios.

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DIJO:
¡Ay del mundo por los tropiezos! porque necesario es que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! (Mateo 18:7). El apóstol Pablo en su indignación contra los judaizantes, en la carta a los Gálatas, dijo: -Mas el que os perturba llevará la sentencia, quienquiera que sea- (Gálatas 5:10). La mayor parte de las iglesias se mueven por el favor de los hombres ($$$$$$) (Gálatas 1:10); y no por el Espíritu de Dios (Romanos 8:14); Nuestro Señor Jesucristo dijo: -Este pueblo de labios me honra, mas su corazón esta lejos de mi, pues en vano me honran teniendo como doctrina mandamientos de hombres- (Mateo 15:8-9); Esta cita fue escrita por el profeta Isaías (Isaías 29:13) y confirmada por Cristo (Marcos 7:6-13), mas aun sigue vigente hasta hoy, con mas fuerza, porque de ella pende el aupamiento de la apostasía, para dar paso al anticristo (2 Tesalonicenses 2:3); Hoy en días estamos atestados de falsas doctrinas y de mandamientos de hombres en concilios y seminarios, instituciones mundiales (el catolicismo la gran babilonia), ministerios mercaderes (2 Pedro 2:2-3) etc.

UN EJEMPLO DE JUDAIZACION
Dios mandó que los gentiles no tienen que guardar la ley de Moisés (Hechos 21:24-25; 15:5,24,28-29), la ley de Moisés manda a no comer alimentos inmundos (Levítico 11:1-47), pero el sacerdocio de Cristo dice: “Porque todo lo que Dios creó es bueno y nada es de descecharse, si se toma con acción de gracia, porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado”(1 Timoteo 4:4-5) Vea más ejemplos del Sacerdocio de Cristo: (Marcos 7:15; 7:18-19) (Romanos 14:2-3; 14:6; 14:14-15; 14:17; 14:20-23; 15:1-2) (1 Corintios 10:25-28; 10:31-32; etc.) Pero los judaizantes anulan el mandamiento del sacerdocio de Cristo y persisten en el de la ley (sacerdocio levítico); Una denominación judaizante en este específico caso son: “los Adventistas del septimo día” Ellos prohiben alimentos tales como: (conejo, pato, cerdo, etc) basándose en la ley de Moisés; El apóstol Pablo profetizó sobre estas doctrinas, enmarcándolas en la apostasía; diciendo: -Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó , para que con acción de gracias participen de ellos los creyentes, y los que han conocido la verdad. Porque TODO lo que Dios creó es bueno, y NADA es de desecharse, SI SE TOMA CON ACCION DE GRACIAS; porque por LA PALABRA DE DIOS y por la ORACION ES SANTIFICADO.- (1 Timoteo 4:1-5). El apóstol Pablo dió muestra de un ejemplo de apostasía, de cómo los judaizantes introducen la ley al creyente gentil (la esclava persiguiendo a la libre, los judaizantes persiguiendo al redimido: (Gálatas 4:29) (ver Génesis 21:9). pues de la misma manera que este ejemplo, también lo es para el diezmo y para el día de reposo, pues ambos son de la ley....

AUNQUE A MUCHOS PASTORES NO LES GUSTE
o no lo quieren aceptar, o simplemente se hacen los bobos, Dios ordenó el diezmo en la ley y solo para Israel (Deuteronomio 14:22-29; 18:1-8; etc.).
No existe ninguna cita bíblica que envíe a los gentiles a diezmar, ni a guardar día de reposo, ni a guardar la ley de los alimentos inmundos, etc. Nuestro Señor Jesucristo no recibió diezmo alguno de sus discípulos ni de sus apóstoles; El ópening de la iglesia de Cristo fue el día de Pentecostés, ciento veinte galileos recibieron el Espíritu Santo, y a partir de este acontecimiento hasta el día de hoy, no hay registro alguno de que la iglesia de Cristo haya contemplado los diezmos del Sacerdocio Levítico; ningun apóstol recibió diezmo de la congregación; ni las iglesias fundadas por el apóstol Pablo y sus compañeros fueron sometidas a diezmar. No existe mandamiento alguno que envíe a los gentiles a diezmar, ni por el evento de Abraham y Melquizedec, ni por la Ley (sacerdocio Levítico) . Cada vez que se usa la Ley (sacerdocio Levítico) para someter a judaizar a los gentiles, se está apostatando de lo establecido por el Espíritu Santo y los Apóstoles en el concilio de Jerusalén (Hechos 15:5,24,28-29; 21:24-25), y los que tales enseñan acarrean maldición para sí mismos (no las ovejas), sino el Pastor que judaiza a las ovejas (Gálatas 5:10; 1:6-9; 2:11-16) (Tito 1:10-14; 3:9) (1Timoteo 4:1).

El APOSTOL PEDRO FUE REPRENDIDO
porque obligaba a los gentiles a judaizar (Gálatas 2:11-14). Las iglesias de entre los gentiles, del tiempo del Apóstol Pablo fueron confirmadas en la fe (Hechos 15:30-32,41; 16:4-5); nunca fueron sometidas a judaizar (Hechos 15:5,24,28-29; 21:24-25); El apóstol Pablo ordenó las ofrendas voluntarias en las iglesias, nunca el diezmo (1 Corintios 16:1-5);

Nosotros no somos del Sacerdocio Levítico, sino, del Sacerdocio de Cristo quien nos redimió de toda maldicion y nos hizo libres (Gálatas 3:13)

LA UNICA Y SOBERANA FORMA (VOLUNTARIA)
de ofrendar en las iglesias entre los gentiles, la ordenó y generalizó el apóstol Pablo, primeramente en las iglesias de Galacias, y luego a los Corintios (1Corintios 16:1-4). También los de Macedonia y Acaya (Romanos 15:26,31) y desde entonces ha sido y es el único modelo de ofrendar en todas las iglesias de Cristo entre los gentiles. Cabe preguntarse: ¿Porqué el apóstol Pablo no aprovechó tan excelente oportunidad para hablar de los diezmos a los gentiles en: 1 de Corintios 16:1-4?... La respuesta es: “El concilio en Jerusalén” (Hechos 15:1-32) Los gentiles no deben judaizar (Gálatas 2:11-16).

NOSOTROS ESTAMOS SEGUROS DELANTE DE DIOS
que ningún pastor, ni evangelista, ni Apóstol, ni Maestro, ni profeta, ni obispo, ni diácono, ni anciano, cualquiera que sea, no cumple con Malaquías, ni Levítico, ni Números, ni Nehemías. ni Deuteronomio, ni 2Crónicas, ni ningún otro libro del sacerdocio Levítico; porque todos estos libros ordenan a guardar todas las leyes, preceptos y ordenanzas dadas por Moisés en el Monte Sinaí; y ninguno cumple con la Ley (Juan 7:19; Hechos 15:10. Gálatas 6:13); y no es juicioso enseñar lo que no se vive ni se hace.

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO LE DIJO A LOS JUDIOS:
“No os dio Moisés la Ley, y ninguno de vosotros cumple la Ley” (Juan 7:19); El apóstol Pablo dijo: “Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la Ley” (Gálatas 6:13); El apóstol Pedro dijo: “¿Por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? (Hechos 15:10)” Es evidente que si el pueblo judío no pudo cumplir la Ley, mucho menos los gentiles. ... Y si en el caso de que se tubiera que guardar los diezmos en la Ley ¿Porqué los diezmos no son llevados a Israel para ser entregados al sacerdocio Levítico, ya que, éstos, son los únicos que por heredad y mandamiento de Dios, deben recibír del pueblo los diezmos? (Números 18:21,24) (Hebreos 7:9) (2Crónicas 31:4-12) (Deuteronomio 14:22-29; 18:1-7) etc.

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DEJO CONSTANCIA
de que el diezmo es de la ley (Mateo 23:23 y Hebreos 7:5). EL ESPIRITU SANTO y los Apóstoles ordenaron en el concilio de Jerusalén, que los gentiles creyentes no tienen que guardar la ley (Hechos 15:5,24,28,29 y 21:24,25). Aplicar los diezmos del sacerdocio Levítico a los gentiles, usando la ley, es someter a judaizar a los gentiles (Gálatas 2:11-14); y esto es una grave desobediencia a Dios.... “No existe ninguna cita bíblica en el Sacerdocio de Cristo que envíe a los gentiles a diezmar”.

EN ESTE COMENTARIO HEMOS DEMOSTRADO
que el diezmo es de la ley. Cientos de pastores, teniendo la conciencia cauterizada (como diría el apóstol Pablo) someten a judaizár a los redimidos por Cristo; el fin de los cuales será conforme a sus obras; Pero todo esto no va a detener a los judaizantes, porque la apostasía tiene que cumplirse, para luego dar paso al anticristo (2 Tesalonicenses 2:3). El propósito de este comentario lleva en sí mismo una voz de alerta a los judaizantes; sabiendo que todos compareceremos ante el tribunal de Cristo... También tiene por finalidad libertar, edificar y contribuír con la sana doctrina del evangelio, apollado en el fundamento de la doctrina de los apóstoles y profetas siendo la prinsipal piedra del ángulo, nuestro Señor Jesucristo. Amén.

-Del Señor es la tierra y su plenitud-
“Hemos sido redimidos de toda maldición” (Gálatas 3:13)
“No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia,
entonces por demás murió Cristo” (Gálatas 2:21)

¡A DIOS SEA LA GLORIA!
nilbia luna nilbia luna 26/10/2012 a las 05:47
muy bien dicho no debemos guardar la ley de moises, DEBEMOS GUARDAR LA LEY DE DIOS, ES DECIR SUS MANDAMIENTOS.
SUS MANDAMIENTOS
ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA (SABADO) ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA (SABADO) 10/11/2012 a las 20:21
Yo propongo en mi corazón con alegría, dar el diez por ciento de mis ingresos para que sean usados a favor del extendimiento del reino. Los daré en mi congregación porque es el lugar donde me edifico espiritualmente. Lo doy en esta proporción porque estoy convencido que cuando Dios lo ideó para favorecer a los que servían en las labores espirituales en su pueblo, es porque es la mejor manera de hacerlo. Y aunque no reciba recompenza, creo que es mi deber apoyar la obra que amo y a las personas que me instruyen en el conocimiento de Dios. La ley no me da la salvación, pero tiene muchos principios que me enseñan a agradar a Dios. Dios conoce el corazón y ve la intensión con la que hago las cosas. El es mi juez.
Fhanor Pejendino Arcos Fhanor Pejendino Arcos 27/01/2013 a las 06:46
Porque os digo que si vuestra justicia no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Mateo 5:20
Fhanor Pejendino Arcos Fhanor Pejendino Arcos 27/01/2013 a las 06:56
Gracias por la claridad en los conceptos, y por la postura bibliocentrica para adoptar cada uno de estos temas, siempre sujetos a la luz de la escritura. lo anterior hace que se aborden temas tan complicados de tratar como el diezmo, ofrendas y primicias; de una manera sencilla y pedagógica.
Gracias por tener como misión "que el pueblo de Dios no siga pereciendo por falta de conocimiento"
Que Dios les continué mostrando el camino de la verdad...
WILSON MORALES CAMARGO WILSON MORALES CAMARGO 28/01/2013 a las 15:10

Deja tu comentario Primicias, diezmos y siembras

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre